Follow by Email

viernes, 30 de diciembre de 2011

Delicada



Soy delicada como la  arena que viaja hacia un mar distante,
Como la orilla de un beso en la memoria más antigua,
De seda en los párpados,
Delicada como velo blanco ocultando un espejo de caoba.
Adoro deslizarme en las texturas que reemplazan al sol
Abrir las persianas con los ojos cerrados
y percibir el cambio de la luz en la piel,
Me aferro al placer del susurro distante
De la palabra que viaja luminosa y se instala en lo más oscuro del corazón,
Soy delicada como nieve nocturna;
Como hoja de abedul que cae sin deseos de caer,
Soy delicada, pero no te confundas
Mis huesos son fuertes como rocas,
Soy terca,
Porfiada como el reloj que se detiene,
Cuando me voy rara vez regreso
Y como las gatas siempre caigo de pie.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Amor a primera vista



La sensación es anterior al cuerpo,
El movimiento preciso entre dos conciencias:
El milagro de la mutua percepción,
La certeza de que la experiencia es anterior al contacto,
El cosmos que surge del conocimiento profundo y te anuncia que empiezas
A existir en otra conciencia, como si nunca antes hubieras existido.

viernes, 23 de diciembre de 2011

La lámpara se irrita con la mano que la enciende


La lámpara se irrita con la mano que la enciende,
así como la luna se irrita con el espejo que la refleja;
vas cruzando
vas cruzando el hastío,
pero sabes que no es hora de ahogarte,
las palabras no son más que piedras soñolientas
sino surgen de la sombra para alumbrar,
la mañana declina,
la tarde se olvida,
la noche nos deja a oscuras;
entonces ¿por qué no aferrarnos a las palabras que tardíamente se encienden?
¡Cómo deseo la luz en tus manos!
no te enfades por ello,
la lámpara se irrita con la mano que la enciende,
¿pero que otra cosa puede hacer ella sino alumbrar?

jueves, 22 de diciembre de 2011

¿Cuál es el punto de luz que da origen al círculo?



Envuelta en una sábana de luz anda la luna por el desierto,
Nada por el polvo luminoso,
Sonríe,
Descansa de la altura,
Le enseña a alumbrar a las piedrecitas blancas;
Su luminosidad me traspasa, me indica el camino
Cuídate del cielo-me susurra,
No te eleves hacia los párpados del cenit,
¡baila conmigo!
Desordenemos la noche del desierto al ritmo de los tambores,
Instemos a  la profundidad en nuestra espaciosa pista de baile
Tocamos la oscuridad y su fulgor con los pies salpicados de polvo
Más no dejamos huellas,
Nada habrá de quedar de esta danza al amanecer,
¡Danza lamparita de agua!
¡danza con tus pies que interrogan!
Mi piel bebe toda la luz que es como un aire,
Me aclaro,
Me aclaro,
Retorno a mi interior envuelta en la claridad,
Llamo, busco e interrogo
¿cuál es el principio de las velas,
De las naranjas,
De los espejos,
De la lluvia,
Del manantial,
Del deseo,
Del sueño,
Del sauce que llora?
¿Cuál es el punto de luz que da origen al círculo?
¿Por donde habrá de retornar la semilla?




lunes, 19 de diciembre de 2011

Preguntas



Sueño con un jardín de violetas cubiertas por un velo blanco,
Le pregunto al sol ¿a qué cubrir la belleza?
sueño con una colina pintada de rojo
le pregunto a la fuente ¿a que maquillar la altura?
Sueño con un puente invisible que se corta
Le pregunto a la luz ¿a qué llorar lo de siempre?
Sueño con una carreta cargada de sueños
Le pregunto a Dios ¿a qué escudriñar el misterio?
Sueño que el mar se despierta y  me pregunta:
¿A qué humedecer los sueños si puedes sumergirte?

sábado, 17 de diciembre de 2011

Vence al sol



Aliosha no debes tocar el sol, pues él te quema las manos,
Asciendes muy alto en tu ansia de energía originaria,
Así no puedo alcanzarte.
Que sencillo y dramático es el amor mi adorado Aliosha,
Descíframe,
Derrámame
Aguárdame
Vence al sol.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Versos del mar



Me sumerjo en lo más profundo del mar
Soy una corriente luminosa como un misterioso espejo:
He de llegar hasta ti, tuyo es mi secreto,
Pero debes abrir los ojos
No contradigas los faroles que se encienden y disponen.
Eres una estrella de mar taciturna ¡tuya es la inmensidad de la hondura!
Dale forma a la aurora, reconstruye el jardín del mar,
Enciende la lámpara del útero del mundo
¡abre tus silenciosos ojos!

Precognición


Hace años, 
meses,
días,
una noche,
siendo yo muy niña,
la mano de mi madre,
el mar,
las luces lejanas,
El tintineo del brillo,
una arruga en mi falda,
 una sensación inaudita,
Imprecisa,
Casi líquida,
La precognición clara de un refugio distante,
Un otro espacio, sin banderas,
Una tímida lumbre en mi memoria.
Yo era una callecita apartada,
 una mente sin recuerdos,
Pero con la clara certeza de que había otro
                                       que en una misma extraña circunstancia
                                                               en ese mismo instante también me presentía.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Sombras en el desierto



Aliosha Karamasov ¡como hay sombras hoy en el desierto!
Ellas se inclinan en el pozo de los deseos y me invocan,
¡que desazón, qué camino inútil sombras que he olvidado!
Tendida en la arena he de levantarme sin mirar hacia atrás,
Querido Aliosha, sé que tú también has llorado de colmado hastío,
¿Qué hemos de hacer con las sombras?
¿A dónde hemos de ir ahora que abrimos las puertas de los astros luminosos?
Aliosha derriba las sombras que hacen de mi una estatua blanca,
Anhelo los espacios claros del amor,
La madrugada que contiene toda la vida,
No quiero ser el espejo de un anhelo que es como un palco,
Aliosha he de encender todas las luces del cosmos
¿pero quién ha de señalarme la vida en carne y no en altar?

Secreto



Tu gran secreto es que en las noches en las que te desvelas, enciendes y apagas una linterna con la certeza de que alguien en lo más profundo de la noche advierte tu gesto, y te envía una señal de la que eres dueña como si fuera tu propio sueño.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Quiero ser la poesía



¿Quién soy yo para encender la lámpara de la palabra?
Sólo intento hacer brillar la mesa, la ventana opaca, la silla vacía,
La arena que acorta la distancia,
Nada más,
no me llamen poeta,
No ha de servirme este adjetivo:
Amo las palabras porque me hacen caminar 
sobre la vereda del mar 
En caminos relucientes que convergen siempre en un sol originario.
Canciones mías ¡alumbren! ¡Háganse esclavas de la luz!
Pero no me hagáis poeta,
Los adjetivos que cuelgan carteles en mi cuello
 Son sólo espectros para la luz que buscan mis ojos,
¡Yo quiero ser la poesía no el poeta!

martes, 13 de diciembre de 2011

La sombra



Recortas la sombra del muro
La pegas en tu jardín,
Siembras sobre ella,
La riegas,
Oyes las campanas lejanas y te sientas a esperar,
La vida detenida comienza andar,
La sombra ya no es sombra: es el hombre
Y comprende que el rumor de hojas en el bosque de bambú
Se ha silenciado,
Y que el fruto verde ha comenzado a madurar
Como las primeras letras de un escrito irrenunciable.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Buscar, preguntar…



Pasan los días lo mismo que ojear un libro de poemas,
Vuelan las partículas de arena por el desierto luminoso,
Pequeños espejos atrapando la luz del sol adormecido.
Este es el canto de una mujer que busca,
Que pregunta al camino, a los ríos, al balcón del mar.
preguntar... buscar ¿no es acaso lo mismo?
Un poema, una canción, una canción, un poema
Un puñado de cerezas para encender la tarde que muere,
¿qué otra cosa podríamos hacer? Es todo lo que somos.
Este es el canto de los ojos que como pájaros alzan el vuelo:
La práctica del abrazo hacia adentro,
¿qué puede hacer uno sino encender la palabra, plantar semillas y danzar en compañía de la luna?
Tal vez quitarse el carmesí de los labios e ir en busca de unos pasos perdidos,
¿Acaso preguntar y buscar no es lo mismo?

domingo, 11 de diciembre de 2011

Cuaderno de arena



Escribo al amanecer en mi cuaderno de arena:
Cuando los recuerdos dejen de ser la lluvia,
Y el sol nos conduzca hacia un jardín secreto,
El destino trazado como línea en la arena
Se dispersará en millares de partículas de polvo,
Y el mago murmurará:
No te pierdes, te enredas en tu humanidad
Como en hilos invisibles,
El titiritero no guía estos hilos
Sólo los escribe en la arena.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Llamas



Llamas en la noche,
Llamas en la mitad del sueño que no logro recordar,
Llamas en silencio,
A gritos,
Desde que tengo memoria llamas,
Desordenas el cosmos con tu llamado,
Recorres muros,
Desiertos,
Océanos,
Caminos,
Y llamas, llamas,
Le robas el canto a los ríos para llamar,
Te apropias del golpe de las mareas,
Me llamas como un furioso despertador de almas;
Hasta que mi centro dormido se despierta
Y tal como si fuera una golondrina en el despertar de la primavera
Busco el murmullo insistente de tu llamado milenario.

viernes, 9 de diciembre de 2011


Delante de la cama, la luz de la Luna brillante,
creí que era escarcha sobre la tierra.
Levanté la cabeza, vi la Luna brillante,
bajé la cabeza, y pensé en el hogar lejano.


(Li Po, Pensamiento nocturno)


jueves, 8 de diciembre de 2011

Batalla



Cuando expulsas tu voz en el pozo de la noche
Ella libera una batalla con la oscuridad:
Se siente extranjera entre sombras
al mismo tiempo que un remotísimo placer de oscuridad le alcanza;
Finalmente en un palpitante movimiento circular
la voz retorna como soldado herido a lo más recóndito de tu interior.

Potencia



¿Acaso se esconden las flores en el desierto?
No, ellas duermen en las profundices de la tierra
Ensimismadas como si estuvieran en una habitación de ciegos.
El cielo se deslumbra mirándose en el espejo de la belleza en potencia,
Mis músculos se arquean con esta visión,
Me estiro como gata en la arena ante el magnetismo del verdor que vendrá
¡qué ligero está el día!
Golpeo las puertas de todas las semillas
Y llamo a la vida desde la profundidad
Me hundo
               En el florecimiento interno
                                                        de estas tierras.

martes, 6 de diciembre de 2011

Sentido mágico

Te miras en una fuente circular
Recorres con tus dedos su borde de mármol,
Los últimos frutos de la primavera se reflejan en el agua,
El verano se aproxima
El sol va envejeciendo,
El sentido mágico de la vida es el eterno retorno a la semilla,
No hay frontera entre el principio y el final,
¿Comienzas o terminas?
Desembocas en el mar y de pronto eres río nuevamente
¡Desconcertante!
Cálido como los sueños tu dedo recorre la figura circular del borde de la fuente

lunes, 5 de diciembre de 2011

El desierto profundo es tu alma


Una piedra amarilla me despierta,
Abro los ojos y le pregunto:
¿Qué es el uno mismo en el desierto?

Esta clara geografía eres tú
El milagro increíble de tu alma de agua y fuego
El ser  siempre ha de permanecer en esta tierra sin espacio,
Sobran murallas, ruinas y torres en el mundo
Pero faltan caminos de arena brillante
La ciudad lo sabe por eso se lamenta
Su corazón ya no quiere ser una pesadilla de infancia

Y sintiéndome dueña de la ciudad comienzo a recorrer sus calles
Cuyos habitantes no advierten que el sol es un espejo tras la lluvia,
Sigo las huellas de las palabras que embellecen los carteles luminosos,
Tomo la mano de la sombra que me acompaña siempre
Y comprendo que no hay razón para ocultarse:
No importa que la muerte se confunda, que la lluvia moje los zapatos,
Que las lunas de la adolescencia no regresen,
Desde hoy mi corazón late amarillo y la arena suave y dorada reviste mi interior
ahogando el paso de tantos barcos, trenes y llamas que no han de retornar.

domingo, 4 de diciembre de 2011

viernes, 2 de diciembre de 2011

El origen del amor


El amor se inicia breve, leve, como una luciérnaga asustada en el desierto,
se origina antes del sueño, elemental y primario como un huevo,
lento como la sombra de un árbol milenario.
Se origina y entonces nos sorprende, nos inquieta
 nos abre los ojos
de la misma manera como el niño que por primera vez contempla el mar
y extiende sus brazos para abrazarlo
sin comprender aún lo que es la eternidad.

La corona de Ariadna se enciende en el desierto



En la noche sin espacio del desierto la corona de Ariadna se enciende,
Recuerdos gloriosos se desprenden de la arena y ascienden hacia la luz,
Cómo toda extensión circular de la claridad el esplendor de la corona
Se busca a sí mismo,
Has que brille un momento- dice Ariadna
Apoya tu cabeza en mis rodillas y entremos en la resplandeciente oscuridad del desierto
La noche no morirá esta noche, el viento sinuoso y tibio alargará el paso de las arenas en el recipiente del reloj,
A través de las horas, Ariadna reposa en una sensación sin nostalgia, sin ansia arremolinada,
El aliento del desierto sale expulsado por la puerta cósmica en busca de nuevos presagios,
 puede sentir una mano alargada de un amante que no puede ver,
Dedos y palma que son escupidos desde sus mismas entrañas,
Esta mano invisible la corona.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Vida anterior

En una vida anterior yo te miraba desde una ventana
mientras te acercabas lentamente a nuestra morada, tu paso era triste
Parecía decir: hoy es noche de sombras,
El amor me tumbaba en el vidrio mientras te acercabas,
Y tal vez transmutada por otra tierra, otra voz, otro rostro
Yo pensaba: En mi próxima vida no demores, no me dejes abandonada en una isla
Tal vez seré una Ariadna abandonada por un Teseo,
Y sólo tú podrás volver a recuperar el ovillo dorado de mi amor,
En días, meses y años  y años todo habrá cambiado,
Sin embargo, en otros aires, en otros vértigos y en otros desiertos
Quizás nos volvamos a encontrar y desde otra ventana líquida, distante 
a la luz mítica de una lámpara te podré volver a contemplar.

martes, 29 de noviembre de 2011

Viaje



¿Quién eres en este viaje?
¿lo sabes?
¿El punto de partida, el punto de destino o la distancia?

lunes, 28 de noviembre de 2011

Despedida


¿Cómo te despides de tu sombra cuando ella deja de seguir tu cuerpo e imitar tus movimientos? Si eres su dueño ¿cómo le dices adiós?

Amor ideal



Hombre nunca ames a una mujer como una idea,
por más sublime que ella  te parezca,
ama su cuerpo como si fuera una idea
pero jamás ames una idea como si fuera un cuerpo.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Epílogo del bosque


Te gusta quedarte sentada en la duna más alta
Esperando que venga el lucero a cerrar tus párpados,
el  dorado de las imágenes es alquimia para tu alma,
sin embargo, la lluvia en el desierto te entristece:
Te recuerda al bosque.
Cuando abandonaste la verde espesura
El corazón de los árboles se quedó inmóvil,
 la hiedra salvaje se transformó en un puñado de sombras quejumbrosas y
 tu cara se borró de todos de los espejos de agua.
sabías que pasado un tiempo ya nadie te esperaría entre  robles y arrayanes.
tenías la certeza que el viento, lo árboles y los pájaros ya no te buscarían en la secreta casa del bosque,
Todo follaje ha de ser quemado en tu memoria
 has de construir tu morada en un oasis con fuentes milenarias,
retornas al origen envuelta en pétalos amarillos
vuelves a ti antes de la placenta,
La tierra brillante que habitas termina por engullirte
Y los árboles saben y sueñan que ya pueden reemplazarte.

sábado, 26 de noviembre de 2011



De tantas cosas, nos quedó el sentido:
precisamente de lo suave y tierno
hemos sacado un poco de saber;
como de un secreto jardín,
como de un almohadón de seda,
que se nos ha metido bajo el sueño,
o de algo, que nos quiere
con ternura desconcertante...
(Rainer Maria Rilke)

viernes, 25 de noviembre de 2011

Sueño oriental



Una alfombra de crisantemos en el bosque de bambú,
La luz es blanca, pálida como la luna que cuelga en la memoria,
Bajo la colina las flautas soplan como pájaros migratorios,
El sol se desploma en la fuente donde las flores de loto bostezan,
¿Quién enciende una lámpara en el torrente de este día?
El cielo se abre como la primera flor de la estación,
Y forma una pared luminosa sobre mi cabeza,
¿Por qué la montaña parece tan vacía esta mañana?
Es el silencio-explica el arroyuelo.
Los árboles de durazno parecen decirme:
Canta,  sorprende a la quietud,
Canta, pero has de abrir los ojos, este no es tu hogar,
cuando el desierto duerme, una embarcación de sándalo te trae a nuestras tierras.
Le hago una reverencia al bosque mientras las hojas del arce caen sin deseos de caer.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Tomar un barco



Tomar un barco en el desierto dorado
Navegar por el polvo en el sudoroso final del día,
Sacarse los zapatos llenos de memorias de bosques
Y abandonarse…
El viento podría acompañarme y tal vez susurrar a mi oído
El mar resucitado de Vicente Huidobro o el paraíso terrenal de Ezra Pound.
Todo empieza a quedar en silencio, como si de pronto toda la música huyera a los pueblos del sur,
Quiero tomar ese barco dorado y decir hasta luego señor, hasta luego señora
E ir en busca de algún tesoro enterrado hace siglos,
Las texturas brillantes se arremolinan en mi mente,
Inundan de luz mi cabeza,
yo sólo quiero recoger esa piedrecita blanca a la orilla del río,
Pintarme los labios de carmesí y olvidar el humo de los patios,
¿No será mucha la luz?- me pregunto
Me alejé de la urbe contaminada, cambie mi vestido de bosque
Por esta túnica dorada y sé que pronto anochecerá en la ciudad
Pero ¿qué hago aquí?
¿qué voz, mano, tiempo, aire, cielo o voluntad me condujo a esta tierra amarilla?
Las estrellas se reparten como semillas de madreselva y amenazan con enceguecerme,
La sombra que me sigue todas las noches me saluda con su mano alargada
Le sonrío en señal de respuesta,
Es el desierto, aquí no hay barcos para abandonarse y ser distancia;
Camino con mis sandalias que son como rieles de otro siglo,
Dejando huellas que el viento se empeña en dispersar.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Naufragio


Apagas mi memoria
como una vieja lámpara que se derrumba en la oscuridad,
un sonido líquido me sumerge en el océano que baña estas áridas tierras,
dormida en el fondo del mar una estrella de mar me despierta,
entonces naufrago abrazada a una nube que se enciende como una linterna,
una voz dulce me despierta al alba, miro por la ventana del sol y
me acomodo en mi tibio lecho de arena.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Aliosha Karamasov

En el horizonte dorado se divisa una figura alargada:
Es Aliosha Karamasov, el hermano más pequeño, transmutado en un balizador,
 se acerca y me mira desde la profundidad más tierna de su espíritu,
sus manos están rotas y de ellas penden relojes destrozados,
¿Qué te han hecho Aliosha Karamasov? ¿qué te han hecho?
Es el mundo- responde- mientras creía avanzar por el laberinto entretejido de sus ruinas
las murallas de sus cárceles me han aplastado,
¿cómo podía saberlo?  Dios o Dostoyevski no me han puesto en sobreaviso,
 sólo hay sombras de muertos en estas ruinas,
mi voz es la medida de mi tiempo.
He huído al desierto para encontrarte antigua lámpara de otoño:
¡ayúdame a mirar por la ventana del sol!
Otro cielo nos espera Aliosha, yo he de abrir la puerta de todos los astros luminosos,
no sueltes mi mano ¡no te asombres!
¡Qué te ha hecho el mundo Aliosha Karamasov!

domingo, 20 de noviembre de 2011

Debajo de la luz


Debajo de la luz esta tu espíritu dormido,
reposando pálido,
originario y antiguo como el mar,
Si algún día te agachas y te sorprendes mirando debajo de la luz,
no te asustes, no pliegues tus alas, sólo avanza a tientas en la oscuridad
sumérgete en la claridad de la oscuridad
flota en la matriz de tu propia matriz.

viernes, 18 de noviembre de 2011



No alcanzas a ver que lo real está en tu hogar y andas errante de bosque en bosque... si no encuentras tu alma, el mundo no tendrá realidad para ti...
(Saint Kabir)



jueves, 17 de noviembre de 2011

El amanecer en el desierto


El amanecer en el desierto es mágico:
los primeros instantes en que el sol sale, el tiempo se detiene
toda la vida deja de respirar un momento,
entonces  la geografía sueña con el bosque distante y
la arena siente una nostalgia enferma por la  sombra del árbol.
Esto dura hasta que el dorado y silencioso sol emerge triunfante,
marcando la resurrección del día,
entonces la vida y su centro comienzan a respirar de nuevo en este espacio.
Desde esta eternidad se diseñan las imágenes que brotan de mi mente,
recojo mis zapatos de luz tirante y comienzo el rito de polvo, sueños y oro de todas las mañanas.

martes, 15 de noviembre de 2011

Sentada sobre una duna


Sentada sobre una duna contemplo las estrellas,
oscuramente mis manos recorren la textura delicada de la arena,
¿es un sueño dentro de un sueño este espacio brillante?
cierro los ojos para sentir la aurora,
Nada espero, me someto al cosmos,
en este preciso instante sólo creo en el alba y en su proximidad.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Reloj de arena


Se deshace el desierto en un reloj de arena
cae el polvo en el abismo luminoso,
 es como un sueño claro el lento transitar del tiempo en un puñado de arena,
se deshace este espacio en su eterno devenir y me derramo yo en su misterio,
ni la mañana, ni el el mediodía ni la noche socava esta sensación,
¡cómo te deshaces reloj de arena y cristal!
el tiempo se desploma amarillo en tu interior.

jueves, 10 de noviembre de 2011

La luz y las horas


¿Qué liberación esperas con el paso de las horas?
es mejor dejarse fluir lentamente como el vuelo de la arena en el desierto,
ser el aliento de la primera flor amarilla que florece en estas tierras.
Cuando me es revelado por el vuelo de un pájaro migratorio el amor de mis padres bajo un árbol antiguo como una roca,
Ahí ¡me enciendo! ¡me torno luminosa!
y alabo esta geografía donde palpita la vida en su interior,
Así, en tanto reclame luz en este espacio: siempre seré recompensada
El horizonte acuna un oasis escandalizado de palabras y flores
Ahí construiré mi morada.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Espejismo nocturno


En medio de la noche el siguiente espejismo:
Un hombre se acerca y me dice: de los sueños que te desvelan emerjo,
¿Quién eres?-le pregunto
Soy la luz y la sombra de esta geografía,
Dentro de mí un jardín se marchita, sigilosamente,
Hoja a hoja, pétalo a pétalo, en una tristeza redondeada y sin fin.
Yo era el hombre-grita- ¡yo era el hombre!
Y ahora no soy más que una memoria alargada.
¡Quiere ser el campesino! – Exclama- ¡quiero ser el campesino!
Sembrar y alcanzar el amado sol del desierto,
Pasar de una mano a otra la fruta serena.
Lo miro desde el ojo de la fuente y le respondo:
La vida es tan simple, es cuestión de dejar de ser siempre precipicio
E ir en busca de la cosecha: Una semilla desencadena otra semilla
Y la vida intacta y plena vuelve a surgir una y otra vez,
Entonces el hombre que parece una torre nocturna desaparece,
Giro en medio círculo y enlazo mis manos en la espalda,
Mientras mi mente sólo repite: la vida es tan simple, la vida es tan simple.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Melodía


Humedecidos los pies en el borde del inconsciente
penetra por mis plantas una melodía crepuscular,
ella proviene de un violín roto que agoniza y sin embargo, canta,
¡Oh pálida música! haces que el dorado del desierto se entristezca,
¡haces que languidezca en mi tibio lecho de arena!
Me vestiré con tus notas y saldré en busca de un oasis,
pero si mi voz esta rota ¿cómo podré expandirte?

Dejo a una lado mi sed y me sumerjo en las cuerdas de este violín dorado,
mis pies avanzan junto a mi sombra,
el atardecer se acerca,
¿Has visto la semilla? dice la canción
 entonces empiezo a recorrer mi sangre amarilla,
el asombro se incrusta sobre toda la superficie de esta geografía dorada,
la primera estrella asoma el firmamento
y yo me ovillo lentamente a la orilla del violín.



jueves, 3 de noviembre de 2011

Hebra dorada


Se me queda la consciencia en la rutina del día
en las telas de las cortinas blancas,
en el plato de la sopa que se enfría.
 Se me enreda la consciencia en las conversaciones cotidianas,
en el saludo congelado a los extraños,
el pensamiento fluye razonable, sin quebrantos,
sin embargo, por las noches me surge un destello inconsciente,
una hebra dorada que se alarga,
 que me embarga,
¡que me hace zozobrar!
tiro y tiro del hilo dorado,
desmadejo el secreto,
me dejo conducir por el canto de las dunas,
¿Qué misterio es el tuyo instante puro y dorado que surges de improviso?
y por respuesta sólo una puerta que se cierra sin hacer ningún ruido
y una voz diciendo: Sumérgete en mi, encuentrame.

sábado, 29 de octubre de 2011

A la espera de un oasis


Entra con paso firme en el desierto ¡no vaciles!
¿quién te ha dicho que entre sus dunas se corona la soledad y la garra fría de la tristeza?
El desierto es un transitar despacio entre dorados espejos.
no es preciso que tomes mi mano ¡toma mi pensamiento!
recorre esta geografía dorada, no declines.

Bajo tu sombra duerme la luna color espiga,
estoy vigilante, no has de caer en medio de la arena.
Yo camino buscando un presagio, la certidumbre del bosque que aguarda.
¡Brilla, brilla! pero no te ciegues,
en aquel oasis perdurable de rosas, te espero.

viernes, 28 de octubre de 2011

Misterio océanico



Desde lejos observo el brillo de una superficie cristalina,
Me acerco lentamente y me encuentro frente a frente con el mar,
Torbellino de corrientes y de vida, envuelto en su fatigada niebla,
¿Cómo es que has venido a estas tierras océano milenario?
Tú me has invocado-responde-
Soy sordo a los sollozos-vuelve a replicar- no me conmueven ni los serafines ni los testigos videntes de las tragedias, sin embargo, estoy aquí.
Me mira profundamente desde la corriente más tibia de su ser,
El viento comienza a tatuarse suavemente en la piel de mi espalda,
Tiernamente, con los dedos de los pies dibujo un círculo en la arena,
¡OH mar! Abres tus venas verdes en estas tierras secas
¿En qué espacio has de revelarme el secreto de tu horizonte, donde tintinean lejanas las luces de los barquitos que han desaparecido en tus aguas?

jueves, 27 de octubre de 2011


No por hacer yo ruido sonará más en ti
si no me sientes porque soy.
¡Alumbra! ¡Alumbra! Haz que de mi se percaten
 las estrellas. Pues me desvanezco.

Rainer Maria Rilke de Poemas a la noche.




miércoles, 26 de octubre de 2011

Canción de arena


¿Dónde está la sangre luminosas de aquellos que murieron descalzos y con el pecho roto?
Sus voces aún sueñan con el desierto redentor,
Yo miro esta inmensidad desde siempre, con la herida de todo hombre y toda mujer en mis manos.
¿Con qué habré de amplificar el canto de las dunas?
Grano a grano, polvo a polvo,
 Encuentro de lo indivisible:
Es el canto mágico de las dunas.
Con humilde paciencia me siento a escuchar,
Y espero que se produzca el encuentro entre el grano que descansa en mi pelo
Y el que acaricia tu frente,
Sencilla y dulce melodía,
Miel dorada para tanto maleficio en estos días de turbulencia.

En el límite del desierto: el bosque,
En el límite del bosque: el cielo;
Está canción de arena busca ascender
Y dibujar una cruz en la cortina del mundo,
Acaso sea el fin de los tiempos
Y hemos de intercambiar monedas gastadas por granos de oro,
El mundo está triste, los bosques despoblados,
Las ciudades en llamas, las abejas han huido al desierto
No hay miel en ninguna mesa,
Los vapores descienden al subsuelo y
Es más fácil hundirse en la urbe que en el agua.
De la luz fría de la lámpara, surge la luz envejecida del desierto,
Vellón de oro de nuestra salvación,
Debéis dirigir vuestros pasos al misterio dorado:
El canto de las dunas ha de guiarles.


martes, 25 de octubre de 2011

Origen



Es la amplitud de conciencia
La que guía estos pasos,
La búsqueda constante de la llave de oro proyectada hacia el exterior,
Eres el sol y eres la luna,
¿Cómo podría yo liberarme de esta energía que me adorna de pies a coronilla?
Voy hacia la semilla de la luz: la sed insaciable de la sombra.
He de parir toda la luz del universo en expansión.

lunes, 24 de octubre de 2011

Pensamiento

Una dulce lluvia de oro ha caído en el desierto,
La vida empieza a latir en sus profundidades,
Vuelvo al interior y comienzo a empujar desde dentro,
 entonces  brota de mi una flor amarilla,
Es extraño-pienso,
Uno toca las puertas del corazón y en lugar de abrirse una puerta, algo florece,
Este es mi pensamiento y en el se configura el dominio del tiempo,
la imagen mental se vuelve líquida y comienza a penetrar en la arena,
En ese lugar ha de surgir un jardín de flores amarillas.

sábado, 22 de octubre de 2011

Expulsión del paraíso


He puesto mis pies en esta superficie dorada y comienzo a beberme a mi misma
para calmar la sed,
el bosque ha sido despoblado,
el viento me ha transportado al desierto
para susurrarme al oído canciones que olvido,
 En este lugar no busco presagios en el cielo
ni interrogo a los pájaros por la distancia,
sólo me dejo seducir por espejismos
y extrañas visiones,
Dorada inmensidad, busco la aguja en tu pajar de arena
Danza, camina y danza
un oasis encontrarás
espejismos de pájaros han de guiarte,
El bosque se ha dormido,
el paraíso siempre aguarda,
más es preciso avanzar y conquistar esta luz envejecida.

viernes, 21 de octubre de 2011

Pez dorado


Sobre el desierto claro los horizontes se borran,
 sólo hay una enorme amplitud,
¿Qué objeto habrá de sostenerme?
 cierro los ojos, una pequeña fuente brota de mis manos,
un pez dorado en su interior se enciende,
¿De donde surges luminosa criatura oceánica?
El desierto de oro no ha de ser tu hogar,
vengo de ti- me dice-y sin embargo, aún no me descubres,
soy el rincón más quieto de tus profundidades.
No entiendo sus palabras, ¿qué accidente de voz vendrá por mi?
Los horizontes vuelven a posicionarse
intentan darle soporte a mi mirada,
Marcho en busca de sus palabras
sobre la dorada arena que me devolverá a otra madrugada.