Follow by Email

lunes, 29 de abril de 2013

Ícaro y Dédalo



Ícaro se elevo torpe, oscuro e impenitente;
desplegó sus pobres alas
construídas con la cera del olvido.
Quién me siga-susurraba el sol
Quién me siga será dueño de la galería
pletórica de mi sueño astral.

Oh Ícaro, es mejor que no escuches al sol
con su retórica de estrella lejana y ausente.
 Me enciendo, me apago,
 Como la lámpara arbitraria de un perezoso gigante
¡Ven, asómate a mi precipicio astral!

Dédalo construyó las alas enceradas de un silencio,
Soñaba con tirar su semilla al viento
y verla sobre el sol germinar,
¿verá acaso su árbol envejecer a través
de una sucia ventana?

Ícaro dio un salto y cerró los ojos
Entonces recordó una pequeña luz agonizando en el mar,
percibió brutalmente su pequeñez,
¡qué opaca le pareció su piel!
Soy una hoja de otoño tiritando de frío-balbuceó
Una hoja agonizante a punto de caer.


                                               

sábado, 27 de abril de 2013

Surrealismo



Bajo la realidad
Se escuchó llorar a un astro desnudo.

Bajo la realidad
El vacío atrae las palabras que brotan del telescopio.

Unos pies (donde comienza a crecer el musgo)
Pisan sin escrúpulos la red fina y nacarada de tus sueños.
               
Un día perdí en el jardín del mar
 el anzuelo perfumado de mi inconsciente

Bajo la realidad
un sombrero mal cerrado
fue a caer en la cabeza de un submarino,
quién piensa y sueño que un día la tierra
                                                           será una realidad.

miércoles, 24 de abril de 2013

Horizonte líquido


El río nace de mí
Y se aleja en busca del mar.
Tantas puertas que he abierto
Tantas que he cerrado
Esta tarde voy a tragar el horizonte
                                             Para que el río tome su lugar

martes, 23 de abril de 2013

Pureza



El reloj bosteza y sueña con el día que escribí mi primer verso.
Quedaré sola en el bosque de las palabras,
simularé la mano enguantada
que encenderá mi lámpara en un atardecer invernal.

Las palabras no te pertenecían
Ellas huían de ti en busca de otros naufragios.

Oigo el canto de los pájaros muertos en el corazón del bosque
entonces, pienso que mis palabras son apenas espectros colgando
en la arboleda.
Si,  el canto de los pájaros es el portador de la más dulce oscuridad
su cantito puro, sin símbolos
deja huellas que mis versos nunca dejarán.

lunes, 22 de abril de 2013

Horizonte circular



Me alejo de la bruma que mordía mi vestido de domingo,
no hay polilla que se oculte en mi armario de caoba.
Me deslizo suavemente por la superficie de los días:
el espejo de las horas me trae un rostro que desciende de las cumbres.
Tengo todo el tiempo del mundo para adivinar mis destino en la borra del café
y sentir que el porvenir es un alivio transparente y no la vereda de un pueblo fantasma.

Al extremo de mis sueños hay un barco en busca de un faro que se ha dormido,
la niebla desdibuja un rostro que se acerca,
se agita el mar y me desviste del paso de los siglos;
un mundo sereno y antiguo como ídolo pagano me llama,
me diluyo, y ya no sé si soy el barco o la niebla.

A lo lejos alguien divisa mi embarcación,
la llegada a tiempo del destino vuelve redondo el horizonte.

sábado, 20 de abril de 2013

Pregunta



¿Eras tú?
¿fuiste tú, quién ocultando su rostro tras un sombrero del siglo pasado
 soplo a mi oído aquella noche en un sueño blanco?
He de decirte que eres el pedestal que sostiene las ruinas del tiempo,
y que, bajo todas las sombras de las mujeres que he sido
fluye el río de tus pasos.

jueves, 18 de abril de 2013

Dile al tiempo



Dile al tiempo que no enrede tanto su madeja,
que en las noches gire hacia la izquierda,
que caiga como lluvia en la tierra de los sueños.
Dile que presiento su muerte en la arena,
que el infinito es mucho más que un par de estrellas muertas,
dile que las rosas le han domesticado con fragilidad y osadía,
dile también que el cielo es un niño que no envejecerá nunca.

Dile al tiempo que susurre a mi oído su extraña melodía,
esa que escucharon los grandes músicos en la penumbra,
a la hora en que las puertas se cierran
y la mirada se aleja de la silla vacía.
Obliga al tiempo a cantar como un pájaro enemigo,
dile que su canción es de entre todas la más bella,
 porque es severa.

Cuida bien tus palabras, pero dile esto al tiempo,
díselo de mi parte.

martes, 16 de abril de 2013

El hada de azúcar



El tiempo para beberlo,
para degustarlo dulcemente a instancias del ocaso.
Las miradas azucaradas de un falso retorno,
la distancia entre la roca y el mar de los naufragos.

Soy el hada azucarada que endulza la lámpara
del tiempo,
mis ojos están llenos de un viento tibio y lunar.
¿para que destrozar el piano con el mar muerto de tu llanto?

En los rincones del universo
el guardián de la nieve endulza el devenir;
su dulzura es blanca y fría, no hay calidez en ella.
 Es una mentira dulce y congelada en el insípido
                                              círculo de tu inconsciente.

domingo, 14 de abril de 2013

El relojero



El relojero compone la maquinaria del cielo,
sus manos invisibles ajustan el vacío que antecede
a la recamara de tu primer silencio.
Siempre y siempre lo mismo:
las tuercas sueltas del tiempo poniendo en jaque
a las vitrinas de la memoria;
el relojero recomponiendo lo que quizás seremos
Jamás lo que fuimos.
La mano del devenir ajustando
la maquinaria humedecida de nuestros recuerdos;
Y la pieza que sobra brillando en el momento del despertar.

jueves, 11 de abril de 2013

Una vieja carta



Este es la última carta que te escribo,
reapareceré cualquiera de estos domingos en tus sueños.
No olvides nunca que mis pies son dos gacelas en busca de eternidad.
Anoche soñé que tu espejo reflejaba un sol de otro siglo,
era tan resplandeciente su luminosidad  que contradecía la luz de todos los faroles.
Recuerda que el amor es lento en regresar
pero siempre retorna, como el viejo y cansado Ulises
a su  Itaca inmortal.
Esta es la última carta que te escribo,
más de cien años demorará en llegar a ti,
su sobre es más lento que mi alma.
La trama del reloj nunca olvida a sus intrincados personajes
dormidos en la recámara celeste de su invernáculo.

Me despido creyendo que un cielo extraño gobierna nuestros destinos.
Siempre tuya
Beatriz

PD: Piensa que aquella luna reflejada en tu espejo, es mi cuerpo, trata de recapturar su sombra en el fondo de los sueños.

lunes, 8 de abril de 2013

Lumbre



Encender la llama delgada que habita nuestro interior,
Usar como combustible al corazón.
Alumbrar el camino de los barcos fantasmas
Que cómo espejos nos reflejan en la lejanía.

Encender la llama para que el paisaje se apague.
Ya no importará que las estrellas estén muertas
y que su destello sea el resplandor de nuestra
propia anocronía.

sábado, 6 de abril de 2013

Nacimiento



Los versos que no he escrito crecen en el útero de mi alma,
Esperan ser paridos en el chapoteo diurno, después del café
A la hora que duermen los falsos fantasmas.
Mis versos no natos buscan el pletórico camino del libre albedrío
Ellos a diferencia de mí, no creen en el destino ni el hilo de sus hades.
Hágase la luz-diré de pronto-
Entonces mis versos dejarán la caverna radiante de los sueños,
Y llorando, proclamarán su ingreso a la vida ornamentada
E invisible de las palabras.

viernes, 5 de abril de 2013

La ventana abierta



¿Has visto nacer una ventana?
Ellas son la esperanza parida por un cuadrado,
Un luminoso acierto de la geometría.
No te distraigas con las puertas
Y sus odiosas despedidas;
Abre los ojos, 
Contempla la ventana abierta,
Ella te ofrece un ocaso infinitamente hermoso
Aquel que fotografían los curiosos turistas del oriente
Lejanos y olvidados de su patria.

La ventana te devuelve el rostro de tu propio fantasma,
Aquel que ya no serás jamás y que
derrotado por tu ángel interior es devorado por los tigres invertidos
del tiempo.

jueves, 4 de abril de 2013

En medio



Un pie en la tierra
Y otro en el agua;
Un brazo con plumas
Y otro con escamas.
Mitad despierta,
En medio de la vigilia más atroz
Cierro los ojos para que lo inmaterial vuelva.
Una mano en lo que ocurre y pasa
Otra en el alfil trizado de un ajedrez remoto.
Un costado apoyado en la luna, esa muralla blanca,
Y el otro, en un sol modelado siempre sin nostalgia.
A mitad del camino fluyen unos pasos que se alejan,
una parte de mi se va con esos pasos,
La otra parte se queda.

miércoles, 3 de abril de 2013

El coleccionista de Colibrís



Me asomo al jardín y extiendo la sábana invisible
de todos mis anhelos,
¿quién es aquel que oculta su último verso
en la fuente circular?
Es él-murmuran desde su ventanilla los girasoles-
El coleccionista de colibrís.
Cierro los ojos y
escucho el murmullo azulado de su voz diciendo:

Lo único que importa es el aleteo nervioso del colibrí,
te asomas a su idilio con las flores
y despiertas, te ahogas en el espejo del jardín.
Voy coleccionando la ternura de los colibrís,
no hay jardín, no hay tiempo,
 ni canciones;
Sólo el aleteo invisible diciendo:
La belleza es una criaturita huérfana
Que le roba el espíritu salvaje a las flores.

martes, 2 de abril de 2013

La máscara de las palabras



Que bella mentira las palabras,
Se inventan mil rostros tras mil máscaras;
Corren más rápido que la luz
Más rápido que la sombra,
Ellas nos mienten, nos hacen creer
Que podremos comprender los sueños,
el río
Y las estrellas.
Pero nos quedamos en la orilla del pensamiento
Blancos e insatisfechos
Contando letras para conciliar el sueño.

No hay vacío más feroz
que el que siente el anciano cuando olvida,
cuando vuelve a la semilla,
al lugar donde los símbolos hacen torpes señas
desde la otra orilla.


lunes, 1 de abril de 2013

Des-conocer



Tú sabes que nadie vuelve
Pero no lo sabe el mar.
(Miguel Arteche)

El silencio tiene manos grandes
Con ellas acaricia el bosque,
Pero eso los árboles no lo saben.
Los árboles desean vestirse de blanco
Para opacar al cielo,
Pero eso la nieve no lo sabe.
La nieve es una sábana fría que nos recordará
El momento exacto en que el universo engendró el silencio,
Pero eso el hombre no lo sabe.