Follow by Email

jueves, 28 de febrero de 2013

Amanecer en el desierto



El amanecer en el desierto es mágico,
los primeros instantes en que el sol sale,
el tiempo se detiene,
toda la vida deja de respirar un momento;
Entonces  la geografía sueña con el bosque distante y
la arena siente una nostalgia enferma por la  sombra del árbol.
Esto permanece hasta que el dorado y silencioso sol emerge triunfante,
marcando con ello la resurrección del día,
entonces la vida y su centro comienzan a respirar nuevamente.
Desde esta eternidad se diseñan las imágenes que brotan de mi mente,
recojo mis zapatos de luz líquida y comienzo el rito de polvo,
 sueños y oro de todas las mañanas.

martes, 26 de febrero de 2013

Feroz



Que feroz la orden del devenir,
nos queda la libertad, quizás
de dar saltitos cortos,
cubrirnos de corteza y simular la quietud,
para que nuestra sombra se aburra de nosotros.
En un mundo falsamente interpretado
el devenir es demasiado tajante,
es una voz líquida y madura arrancada del espejo
Que vaciándose en nuestro oído izquierdo
murmura:
La corriente eterna de los ríos soñados
No llegará al mar,
                                  Nunca llegará al mar

lunes, 25 de febrero de 2013

Pensamiento nocturno

El tiempo es una marioneta en manos de un viento extraño...

Un día el cielo...


El cielo es lento para morir
¿Oyes clavar el ataúd del cielo?
(Vicente Huidobro)

Reina la dignidad de todo hombre
en el silencio entretejido de su propio misterio
Un día el cielo se cansará de ser un falso santuario
y tocará las paredes del infinito.
Cuando vuelvas al sol
serás la ausencia en una silla lejana
y el misterio será solo humo de incienso
 clara dispersión en el cortejo de tu propio cielo.

domingo, 24 de febrero de 2013

Jugar



Entonces juguemos,
como lo hace el viento de mayo con la veleta
gastada y aburrida,
juguemos hasta que el reloj nos diga que la estación esta vacía.
Tapémonos los ojos para tocar a tientas
el hollín de la noche más oscura.
Despierta al gallo antes del amanecer
y hazlo cantar a medianoche en aquel patio abandonado.
Pregúntame sin descubrir mi estúpido velo
que película me gustaría ver
o que canción de alas blancas me gustaría escuchar.
Juguemos, hasta que dormidos en la bodega
 el círculo nos sorprenda
con todos los puentes derrumbados a nuestro pies
Frente a frente,
Con la misma sensación que tiene el ciego frente al espejo oval.

sábado, 23 de febrero de 2013

La arena en el espejo



En la calle una luz derrotada te saluda,
el día de la muerte de los aeroplanos
el cielo llorará y apagará con un largo suspiro
a las estrellas lejanas.
En la calle, los sueños se arrastran en busca de un espejo,
tu cara se enreda en una vitrina
y el rostro te es devuelto como una estación olvidada.
Toda la arena se ha pegado en este espejo improvisado
La vida es caer al fondo de un luminoso precipicio
Me siento al borde de una sensación
la arena está cubriendo mi reflejo
Eres arena sobrevolando la fauna de tu propio silencio

Yo poblaré todos los espejos,
Como la reina despiadada de una luz líquida y tirante,
¿Has visto como la luna se marchita contemplándose sobre el mar?

miércoles, 20 de febrero de 2013

Dar la espalda



Le diste la espalda al tiempo,
Como quién le da la espalda a un navío blanco,
El reloj quedó detrás,
Más allá de las horas
Más allá de las olas.
En la noche cuando nadie lo ve, el espejo vuelve a la botella,
Y desde ahí directo al mar,
Pues siempre hay alguien que busca un rostro,
Como siempre hay alguien que da la espalda al tiempo.

Sabíais que el tiempo es redondo
¿Qué sacabais con darle la espalda?
No debiste temer la cólera de las manecillas del reloj.
Debiste desahuciar a tu silencio blanco.

lunes, 18 de febrero de 2013

La búsqueda del ojo



¡Oíd los pasos que como ríos corren en pos de un encuentro!
¡Oíd el susurro que se ahoga en las olas del mar!
¡Oíd la satisfacción de aquella voz sobre la cima de un árbol resucitado!

¡Mirad, el corazón es un caleidoscopio!
¡Mirad aquella imagen que jamás en tu interior otra vez se ha formar!
¡Mirad la mano de la mentira sobre el mar!

Se alejan los ojos cómo se alejan los pájaros de un falso escenario de paja,
Se alejan los ojos en busca de una porción de eternidad.
La pupila sube la escalera más allá de la Vía Láctea
Se hunde la mirada como el submarino en el mar.

domingo, 17 de febrero de 2013

Naufragio solar



La caída del reloj solar será el segundo y el más luminoso de mis naufragios,
y sobreviviré, abrazada a la sombra,
con los últimos frutos del sol engarzados a mi pelo,
Sobre-viviré como un singular 
                                               milagro de la arena.

sábado, 16 de febrero de 2013

A veces las tardes



A veces las tardes se olvidan del misterio de la sombra
Y se derraman livianas bajo las manos del sol,
Entonces las flores se esconden en mi alma
Asustadas por el blanco vacío.

A veces recorto la oración para pegarla
Sobre interminables paredes blancas,
Entonces las voces dejan de pronunciar milagros
Y el simulacro somnoliento de la fe se ahoga en mi.

A veces la columna se hace horizonte,
Y es el cielo quien sostiene al mar,
Entonces la espada florece,
La tarde recuerda su oscuridad y la oración vuelve intacta
                                                                                       a los labios.

viernes, 15 de febrero de 2013

Las puertas se irán cerrando



Las puertas se cerrarán a tu paso
y las ventanas florecerán
preñadas de luz nueva.
Falsos personajes desertarán como ríos
de las fotografías viejas,
y las puertas se irán cerrando,
despacio y rotundamente blancas,
Como la portada de un libro de poemas
En las manos de un hombre ciego.

lunes, 11 de febrero de 2013

Figurillas de porcelana


Le dí la espalda al espejo por contemplar al mar,
el silencio de la porcelana me indicó que la consecuencia del horizonte
nunca fue la distancia,
No se debe culpar al frío del invierno,
No se debe llorar por la superficie casta y fría
Que bajo la lluvia se desarma,
Yo te digo:
 la nieve permanece un tiempo en el corazón luego de un amor de porcelana.
Señor yo pude imaginar el invierno bailando en su ventana,
usted no quería un espacio realmente,
usted quería que el tiempo hiciera su acrobacia,
por eso las mañanas se asustaron y se hicieron noche en la rama del avellano.

Salude de mi parte a ese sol nuevo y percibido en su ventana,

su luz le sienta bien, 
la hondura de aquella inquietud brillando en sus ojos.
Dígale al frío que en posesión de la felicidad el invierno es apenas una nube.
Mi alma es un barco navegando sobre aquel deshielo,
 y entre
nublados amaneceres rogaré
rogaré  por todas las figurillas de porcelana.

domingo, 10 de febrero de 2013

Debo confesar


Debo confesar que la distancia de la luna me incomoda,
que las mareas me convencen de continuar
cuando la sombra se me hace insoportable,
que las velas las enciendo para espiar milagros redondos y ajenos,
que de la esencia soy el hada y a veces también el traidor,

Debo confesar que mi escudo es un velo
que como escombro cuelga sobre mi cuerpo,
que lo relámpagos son suficientes para mi,
que me pierdo y encuentro todos las tardes dentro de una cajita sonora.

Confieso que estas palabras apenas son espectros en la identidad del mar
en la identidad del amar,
que mi cuerpo se enciende y apaga como una lámpara en la lejanía,
esperando que la luz a la distancia me haga un guiño
una señal de limpia eternidad.

jueves, 7 de febrero de 2013

Deshielo


Mi alma es un barco navegando sobre un deshielo,

No se hace silencio sino caminamos antes sobre las cuerdas de un sonido olvidado,
no seremos manantial sino fuimos hielo frente a un espejo en ruinas.
Mis pies vacilan frente a los charcos,
que son fragmentos delicados de un cabello blanco,
agua muerta de la que bebe un caballo deslumbrante y manco.

Mi alma es una embarcación celeste que baila en una costa lejana,
sobre un mar de hielo que se desangra blanco
                                                                 que se deshiela bajo un tierno sol olvidado.

viernes, 1 de febrero de 2013

El cielo




El cielo se recostó sobre la mentira,
puso sus celestinas manos en la torre más alta.
Inmóvil, entreabriendo el silencio
el devenir esmalta las cabezas somnolientas.
El cielo cerró los ojos y la tarde recordó aquel pájaro furtivo,

El cielo cerró los ojos y yo abrí los míos,
luego fui a despertar a la montaña y
le dije: “escupe la altura desde la más profundo, has de tu base una cima
deletreada con la que el cielo pueda escribir sus versos lejanos”
Yo quería lucir espigada en aquella plataforma blanca.

El cielo todavía es un niño pequeño,
busca la madre ausente en la espesura de los bosques,
cierra los ojos y se inventa una eternidad de juegos deslumbrantes
y torpes.
Cuando llegue la oscuridad el cielo recordará su primer nacimiento.