Follow by Email

lunes, 19 de febrero de 2018

La maquinaria del día y la noche


El día pone en marcha su maquinaria indestructible
Sus piezas gastadas se ajustan perfectamente gracias a la luz del sol
En su interior un pájaro imita el ruido de la muerte de un cangrejo

Queriendo ser como el mar mi corazón fabrica peces dorados
en el centro de su canción

Al final del día damos cuerda a nuestros sueños fatigados
Buscamos bajo la almohada el motor de la quietud
Y, tras el peso del silencio
Nos buscamos bajo la cortina blanca de nuestros sueños

jueves, 15 de febrero de 2018

La hora azul del cristal


La hora del cristal nos reúne entre sueños azules
Nos encontramos en el vértice del inconsciente;
Desde la llanura recién nacida te hago señas con mis ramas
que se desvanecen,
Soy un árbol de párpados cerrados
que bajo los arcos de tu silencio florece.
Ven, baja a esta playa soleada,
mi puerta da al mar,
podrás asomarte a la profundidad inaprensible desde acá,
y vestirte con el sueño celeste de los peces.

Vestigio de aquello que alguna vez amamos
en los fríos corredores del tiempo,
¿Podrás cruzar la frontera de mi claridad?
Caminar, correr, atravesar puertas y espejos
Detenernos en el umbral de la noche
y cobijarnos en el centro de nuestros cuerpos.

Escribo, escribiré bajo la lámpara virtual
de nuestro tiempo,
Clasificando torres y muros de este siglo,
arena en las arenas de un desierto de neón;
La materia se desmorona a nuestros pies
Estamos todos dormidos ¿Cuándo vamos a despertar?
Toma mi mano antes que la noche nos encierre
y la luz temerosa se esconda de todas estas falsas imágenes.

sábado, 10 de febrero de 2018

Las palmeras


Las palmeras son los sueños del desierto
pequeños espejos donde se multiplica el sol;
Ellas surgen ajenas a las murallas,
Largas como las penas de los balizadores.
Son las sobrevivientes de los siglos,
Tienen la memoria cargada de espejismos de parques,
Sus melenas cuelgan siempre alegres,
fantásticas y soñadoras;
Se alargan hacia el cielo en busca de dorados atardeceres,
De su centro se derrama miel,
No hay tristeza de estación en ellas,
Sólo la infatigable sonrisa del fin de la nostalgia.

martes, 6 de febrero de 2018

Dime si...


Dime si adoras la trama del tiempo enredad en mis pestañas
Si acaso alcanzaste la orilla del río que desde mi cama se desborda
Si las diez estrellas que se descuelgan del firmamento de tus ojos
se hundirán en mi profundidad.
¿Qué manos delicadas sembraron las mareas de tu mente?
Cuéntame si las flores que de ellas brotaron el tiempo las deshojó.
Háblame, cuéntame una historia que salte por sobre todas mis montañas,
Derriba con tus palabras las murallas de carnes que me asedian.

viernes, 2 de febrero de 2018

Las mil y una noches


Halagadora la noche al borde de unos labios que susurran historias
En la madrugada el espejo se quiebra,
Y todos los finales posibles se esconden en su grieta profunda;
El principio en la superficie rota se refleja...
Sherezade has de la palabra una ciudad inabarcable,
como si ella fuera el mar,
¡Derriba las murallas con el sueño de tus peces!
Él desea una excusa para entibiar la blanca manta del olvido,
Una historia infinita para el río domesticar,
Vengarse de la primera primavera amada por sus árboles,
cuyo péndulo de oro jamás ha de retornar.
Las mil y una noches: Encuéntralas, ¡piérdelas!
Ellas en un día perfumado desembocarán,
sin puertas que abrir ni cerrar,
Cuando las palabras, solemnes, invisibles caigan sobre la tierra como hojas muertas.

martes, 30 de enero de 2018

Grita


Grita, echa afuera el lugar que hay en ti
y sobrepónete al tiempo;
Grita, expulsa el pájaro de oro que vive en tu garganta
y quita esos susurros de tu corazón.
Grita que la voz es lámpara en la noche...
Yo te escucharé en mis sueños...

viernes, 26 de enero de 2018

Paz dentro de la paz


Había paz dentro de tu paz
Como una capsula de agua dulce en la profundidad del mar...
O una pequeña quietud en el silencio inmenso de las ruinas de una ciudad;
Como si el tiempo estuviera encerrado dentro de ti en un triángulo de sal;
Tu viento sopla paz, no tristeza tampoco soledad,
frágiles flores blancas devoradas por un gigante de la paz.