Follow by Email

domingo, 30 de septiembre de 2012



Ambos están convencidos
de que los ha unido un sentimiento repentino.
Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.
Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún "lo siento"
o el sonido de "se ha equivocado" en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.
No recuerdan.

Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,

una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,

que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.

Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.
Maletas, una junto a otra, en una consigna.
Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.
Todo principio
no es mas que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.

(Wisława Szymborska)

viernes, 28 de septiembre de 2012

Reflexiones del agua



Serena como el primer día de la flor
me arriesgo a derramar la marejada,
el día, mi cómplice, está claro en la superficie de la nada.

Ya habrá tiempo para desordenar el universo,
ya habrá sucesión para aquellos que olvidaron el espacio,
si fuiste sólo tiempo…deberás aprender a ser un lugar.

He visto la luz morir entre mis yemas,
he visto un caballo abrumador entre vuestras cabezas.
La libertad recién nacida se recuesta en la recámara del mar.

Después de todo ¿debemos reinventar el horizonte?
¿debemos?
Lucirás el vestido transparente que recortará el límite de lo venidero.



Punto de origen



Envuelta en una sábana de luz anda la luna por el desierto,
nada por el polvo luminoso,
sonríe,
descansa de la altura,
le enseña a alumbrar a las piedrecitas blancas;
Su luminosidad me traspasa, me indica el camino.

Cuídate del cielo-me susurra,
no te eleves hacia los párpados del cenit,
¡baila conmigo!
desordenemos la noche del desierto al ritmo de los tambores,
instemos a  la profundidad en nuestra espaciosa pista de baile.

Tocamos la oscuridad y su fulgor con los pies salpicados de polvo
más no dejamos huellas,
nada habrá de quedar de esta danza al amanecer,

¡Danza lamparita de agua!
¡Danza con tus pies que interrogan!

Mi piel bebe toda la luz que es como un aire,
me aclaro,
me aclaro,
retorno a mi interior envuelta en la claridad,
llamo, busco e interrogo
¿Cuál es el principio de las velas,
de las naranjas,
de los espejos,
de la lluvia,
del manantial,
del deseo,
del sueño,
del sauce que llora?
¿Cuál es el punto de luz que da origen al círculo?
¿Podré retornar?

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Derrotada por el sol



No debes tocar el sol, pues él te quema las manos,
asciendes muy alto en tu ansia de energía originaria,
Así no puedo alcanzarte.

El cielo se ha incendiado,
su extraño resplandor me ha cegado,
asciendo torpemente porque no sé llegar.

Mis pies son el latido de un tambor,
y el tiempo en su afán cotidiano no da tregua.
De tus nubes pasajeras no quiero ser un resplandor triste.

En la comarca del sol
el pájaro al elevarse quema su alas.
Me entristezco
 pues el astro rotundo,
 amarillo
siempre vence.

martes, 25 de septiembre de 2012

Deberás prometer



También los hombres pueden prometer, porque en la promesa hay algo inmortal.
(Jorge Luis Borges)

Deberás prometerle al viento
que ya no temerás su elevada tempestad,
que tus brazos se estremecerán al contacto
de las fuerzas de destrucción,
Y que como el horizonte recortado
Has de esperar pacientemente el nacimiento de la paz.

Deberás prometerle al agua
que ya no creerás en la posesión
que procurarás escurrirte de todo aquello que ata
y vende.
También has de prometer que serás la orilla
Que ve morir sin tristezas ese descolgado sol
Que jamás ha de retornar.

Deberás prometerle a la arena dorada
que no temerás la muerte,
pero que sabrás amar todos aquellos misterios
y secretos que hacen tan bien al amor y al hombre.
Has de volver siempre al punto de origen
Pisando las estatuas de sal que tú mismo
Elevaste y destruiste.

Deberás prometerle al cielo siempre inalcanzable
que despreciarás las más altas torres nacidas
de la osadía y orgullo del hombre,
Has de prometer que no te venderás por su falsa
techumbre de neón;
Has de volver a descubrir el fuego
Y has de palidecer de asombro.


domingo, 23 de septiembre de 2012

¿Has visto?



Me dirijo hacia el ocaso de los turistas
Es mucho más bello.
(Vicente Huidobro)

¿Has visto nacer una ventana?
Ellas son la esperanza parida por un cuadrado,
Un luminoso acierto de la geometría.
No te distraigas con las puertas
Y sus odiosas despedidas.
Abre tus hipnotizados ojos,
Contempla la ventana abierta
Ella te ofrece un ocaso infinitamente hermoso
Aquel que fotografían los curiosos turistas del oriente
Lejanos y olvidados de su patria.

La ventana te devuelve el rostro de tu propio fantasma,
Aquel que ya no serás jamás y que
derrotado por tu ángel interior es devorado por los tigres invertidos
del tiempo.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Sueño


Sueño que las rosas se transforman en un pequeño río,
 que la belleza y el tiempo se funden en un sólo ser,
y tú voz que me pregunta:
¿es mucho creer en el destino de cada frase?

Sueño que soy el hada y el traidor de dios,
el que amasa la esencia y el que la desarma
y tú voz que me alcanza y me pregunta:
¿cómo caigo en el inacabado pozo de tus ojos trepadores?

Sueño que me sumerjo en un mar calmo,
 y que la nada me obliga a naufragar
y tú voz que nuevamente me interroga:
¿acaso sólo existe un amor pequeño y
 brillante como una luciérnaga en la penumbra?


Sueño que una lámpara tímida encendida en un cuarto desconocido, 
me hace un guiño que me devuelve al silencio de tu bosque interior.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Lujuria por los libros




El papel de los libros que amas
está soñando con el bosque,
Brotan de las páginas impares pequeños árboles.

Amar el espíritu salvaje de los libros
Leerlos para luego olvidar los detalles,
soñar con una torre incendiada de palabras.

Desear los libros es desear el bosque
Siempre abierto, siempre cerrado
Invitándote a descifrar el canto de sus pájaros muertos.

lunes, 17 de septiembre de 2012


Se como la nieve que cae sin decir palabras,
Tu silencio es el fin del mundo.
(Jorge Teillier)

domingo, 16 de septiembre de 2012

El coleccionista de colibrís


Me asomo al jardín y extiendo la sábana invisible
de todos mis anhelos,
¿quién es aquel que oculta su último verso
en la fuente circular?
Es él-murmuran desde su ventanilla los girasoles-
El coleccionista de colibrís,
Cierro los ojos y
escucho el murmullo visible de su voz diciendo:

Lo único que importa es el aleteo nervioso del colibrí,
Te asomas a su idilio con las flores
Y despiertas, te ahogas en el espejo del jardín.
Voy coleccionando la ternura de los colibrís,
No hay jardín, no hay tiempo, ni canciones
Sólo el aleteo invisible diciendo:
La belleza es una criaturita huérfana
Que le roba el espíritu a las flores.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Si no creo



Si no creo,
Doy la espalda,
¿Crees, realmente crees?
el mundo nace al ojo en un acto de fe.
La verdadera ceguera es aquella que invisibiliza al mundo
porque no cree en él.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Ser o no ser



Por ahí se dijo que ser o no ser
 era la cuestión,
Ser-como prender la luz
No ser-cómo apagar la lámpara oxidada,

Y esto ha de ser realmente la cuestión
Apagar y encender las luces de la existencia
A sabiendas,
A sabiendas que el tiempo en el espejo se desangra.

Ser o no ser,
Cómo si alguien nos hubiera preguntado,
Ser- como mirar el espejo
No ser –como dormir en los brazos del vacío.

Ser y también no- ser
En el interludio de la respiración,
En la conciencia de los otros,
En el último destello de aquella distante estrella.

Cerrar los ojos para atrapar un silencio
Y que la cuestión ya no importe tanto.

domingo, 9 de septiembre de 2012

El origen del amor



El amor se inicia breve,
 leve,
como una luciérnaga asustada en el desierto,
se origina antes del sueño,
 elemental y primario como un huevo,
lento,
 como la sombra de un árbol milenario.
Se origina
                 y entonces nos sorprende,
nos inquieta
                 nos abre los ojos,
de la misma forma que el niño
 que por primera vez contempla el mar
extiende ingenua
                       torpemente sus brazos
 para abrazarlo,
sin comprender aún,
                          lo inaprensible que es la eternidad.

viernes, 7 de septiembre de 2012



Mi cabeza en las nubes pura espuma y espuma
Por fuera y por dentro estoy lleno del mar
En el jardín de Gulhané soy un nogal

Soy un viejo nogal lleno de heridas
de nudos y de heridas cubierto está mi tronco
Pero nadie lo sabe
      tú tampoco
         ni siquiera la misma policía
En el jardín de Gulhané soy un nogal
Todo mi cuerpo vibra
         como el pez en el agua, allá en el fondo

Cual pañuelos de seda mis hojas se estremecen
Arráncalas, amor, para secar tus lágrimas
      Mis hojas son mis manos
   Yo tengo justamente cien mil manos
      Y con mis cien mil manos yo te toco
      y yo toco Estambul
         Mis hojas son mis ojos y yo miro extasiado
         o con mis cien mil ojos te contemplo
            y contemplo Estambul
         o mis hojas palpitan y palpitan
         Cual cien mil corazones

En el jardín de Gulhané soy un nogal
Pero nadie lo sabe
      tú tampoco
         ni siquiera la misma policía
(Nazim Hikmet, El nogal)

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Ventana abierta


Una ventana abierta es lo más cercano al infinito en nuestra vida cotidiana.
La ventana cerrada equivale al estancamiento, a la codicia del alma,
Abrir una ventana es un acto de esperanza. 

martes, 4 de septiembre de 2012

Presentimiento



Hace años,
meses,
días,
una noche,
siendo yo muy niña,
la mano de mi madre,
el mar,
las luces lejanas,
El tintineo del brillo,
una arruga en mi falda,
 la sensación inaudita,
Imprecisa,
Casi líquida.
La precognición clara de un refugio distante,
Un otro espacio, sin banderas,
Una tímida lumbre en mi memoria.
Yo era una callecita apartada,
Una tacita blanca y vacía
Pero con la clara certeza de que había otro
                          que en una misma extraña circunstancia
                                                 en ese mismo instante también me presentía.

domingo, 2 de septiembre de 2012

El desierto



Entra con paso firme en el desierto, no vaciles,
¿Quién te ha dicho que entre sus dunas se corona la soledad y la garra fría de la tristeza?
El desierto es transitar despacio entre dorados espejos,
entre valles de luz que anuncian la tierra prometida,
yo descubro el sol,
lo descuelgo: te alumbro el paso,
no basta con que roces mi mano ¡toma mi pensamiento!
recorre esta geografía dorada ¡no declines!

 Bajo tu sombra duerme la luna color espiga;
yo te observo desde mi balcón,
 sentada sobre una flor envuelta en una delicada llama:
estoy vigilante,  no has de caer en medio de la arena.
Yo camino buscando un presagio, la certidumbre del bosque que aguarda,
¡brilla, brilla! pero no te ciegues,
en aquel oasis perdurable de rosas, te espero.