Follow by Email

miércoles, 29 de febrero de 2012

Revelación


Comprender?- le pregunto al magnolio florecido de mis sueños
y él tan bello, tan de jardines,
desde su inmovilidad ancestral me responde:
¡ComprenVER!
¡ComprenVER!

lunes, 27 de febrero de 2012

Luz de otoño


El otoño se aproxima con su escudo de oro,
me deja mensajes con la luz de las primeras hojas que caen,
El tiempo corre por nuestra arboleda
¿has visto el reloj que duerme en nuestras raíces adormecidas?
caigo como esa primera hoja,
me preparo para ser brote temprano,
me duermo con la música del silencio de la gravedad;
la luz envejece al interior del planeta
y tú comienzas a comprender con la caída de las primeras hojas

viernes, 24 de febrero de 2012

Primera ventana



Estoy tan lejos de esa primera ventana por la que miré el mundo
ese cuadrado luminoso que enmarcaba el paisaje
¡cuando todo era sorpresa!
¡todo era esperanza!
no recuerdo sus cortinas, no retuve el color de su madera,
¿Por qué el tiempo torna todo blanco en mi memoria? 


jueves, 23 de febrero de 2012

¿No escuchas con atento oído lo que te dice la profunda noche?



Oh hombre! ¡Presta atención!
¿Qué dice la profunda noche?
¡Yo dormía!
¡Me desperté de un sueño profundo!
¡El mundo es profundo!
¡Y más profundo de lo que el día recuerda!

Oh hombre! ¡Presta atención!
¡Profundo es tu sufrimiento!
¡La felicidad es más grande que la pena!
El sufrir habla ¡desaparece!
Pero toda alegría busca la eternidad
¡Una eternidad profunda, profunda eternidad!
(Friedrich Nietzsche)

miércoles, 22 de febrero de 2012

Mis palabras



Repaso mis palabras, las ordeno
Las desordeno,
Busco lo más profundo de mí en el símbolo;
Tomo la palabra espejo y tejo un pedazo de mi piel,
Tomo la palabra lámpara y enebro mis ojos oscuros,
vigilo cada letra,
las acomodo en perfecta armonía,
me construyo,
me obligo a perder los contornos
me transformo en un pedazo de tela que busca destellar
en un ir y venir de luces que se encienden y apagan.
Sin embargo, dejo el alma entre líneas,
A ver si alguien me descubre
Y me deshace
 Y me vuelve hilo que no es necesario descifrar.




Las estrellas



Yendo por la senda aparecen de pronto las estrellas
Ellas me hablan:
 nosotras somos el camino,
¡Písanos sin miedo! 
¡que tu razón descienda!
¿no adviertes que tus pies se vuelven como el vapor luminoso?
y se elevan 
oh, si! se elevan hacia la ventana del sol
Mis piernas en llamas, emprenden la huída
Mientras las estrellas se ríen,
se ríen
y siguen susurrando
¡písanos sin miedo, el clamor de la luz está entre nosotras!

martes, 21 de febrero de 2012

La herida



No, no es la mía: es la herida de otra gente.
Yo nunca la hubiera soportado. Por eso,
Llévense todo lo que ocurrió, escóndanlo, entiérrenlo.
Retiren las lámparas...
(Ana Ajmatova)


No es mi herida la que sangra,
Sólo retengo la huída del ocaso entre mis dedos,
Es sólo eso, nada de temer.
No debéis conmoveros,
Las lágrimas a destiempo siempre son opacas,
Es mejor contemplar la huída del verano
Y refugiarse en un barco fantasma,
No es mi herida la que sangra,
Sólo es una lámpara que se apaga en la tormenta.
Un horizonte detrás de mi espalda,
Algo de tristeza apacible.
Cómo el atardecer entre dos amantes,
Como las despedidas entre los amigos que saben que sólo la muerte habrá de volver a reunirlos.
Siempre es mejor congelar la herida,
Estamparla justo en el muro.
Sin murmurar lamentos,
en silencio
del mismo modo que ordenamos las últimas brazas de las cenizas,
Nada más fuera de lugar que una desdicha a destiempo,
Como el destello de una estrella muerta hace ya cientos de años

lunes, 20 de febrero de 2012

Antes de dormir



Recíbeme en esta hora dorada
Extiende tus brazos en un sueño claro
¿dejarás que esta torre onírica nos reúna?
Sopla los vientos que me alejan
Permite que me deslice en tu almohada
Deja que susurre canciones de un sol antiguo
Tan antiguo,
Tan antiguo;
Recorre la marea y olvídate del tiempo
Desplázate en una brillante corriente submarina,
Encuéntrame hilando mi vida en el fondo de la profundidad,
Y has de tus manos una caracola
por la cual pueda escuchar tu distante mar.

miércoles, 15 de febrero de 2012

El hombre de la tierra


El hombre de la tierra conduce su rebaño de nubes
a un remoto lugar de la montaña,
de rostro oscuro y manos largas, busca ascender
y asciende,
su rebaño le sigue silencioso,
como si en cada animalito habitara el corazón desbordante de su dueño.
Las sombras dibujan extrañas figuras en su rostro,
y hacen de su cara un teatro chino;
¿qué buscas paso perdido?
¿acaso quieres un luminoso lugar sin cortinas para tu rebaño de sueños blancos?

El hombre de la tierra se entristece,
 no alcanza a coger la semilla que se dispersa en el viento
Entonces grita y le pregunta a dios:
¿De donde surgiste frío paisaje para dar rostro al hombre que soy?
Y en el borde de su aflicción llama a la luna de sus padres.
Sin embargo, hay tardes en las que se alegra y
Se rie como el mar cuando despierta,
Mira una flor amarilla que le canta
Y siente que su abandono disminuye,
Entonces la esperanza es un nido de perfumes
Y un porvenir que se acorta
Que le llama en el horizonte,
Que le recuerda que el hombre de la tierra jamás se rinde



viernes, 10 de febrero de 2012

El Ovillo dorado de Ariadna


Un ovillo de hilo dorado
es como un claro de luna o como
un anzuelo brillante en lo más profundo del mar,
Un ovillo de esta índole se fabrica con palabras como:
Luz, rueda, ventana, luciérnaga y espejo;
su hebra brillante nos ayuda a divisar la eternidad en lo más pequeño de la finitud,

con él  puedes aprender el arte del olvido
a la vez que te ayuda a recordar,
Es cierto, desgarra, pero también es cierto: salva.

Su hebra brilla en el alba y hace que las horas se alarguen
Cualquiera puede tomarle o alumbrarse con él
Pero sólo mis manos pueden tejerle;
Tú dirás hay tantos hilos en el mundo,
¡de todos los colores y texturas!
y yo te digo sólo el mío destella y guía en la sombra,

Te acercas a mi ovillo, te ciegas, lo sigues
Y al final comprendes:
El es un espejo que traspasa el muro de aquel sueño que no logras recordar.



La danza de los siete velos



En el delirio de este mar de arena despego los velos internos
Y danzo
El dum dum despierta a la luna adormecida
mis pies interrogan al centro de la tierra:
¿Qué es el uno mismo en el desierto?

¡Baila antigua lámpara de otoño!
golpea con tus pies la fuente dorada del mundo,

El ojo del cielo no merma la intención,
dum dum tak
¿Quién como una oruga observa dormido este baile de pájaro?
Caen los velos uno a uno,
mis pies se proyectan en la luna
La vieja Salomé baja en busca del tambor
¡Qué siglos de luna derrama sus tristezas!
Espléndido desierto ¿Cómo es que me he quedado sin mis velos?
¿adonde he de ocultar mi corazón rendido?
Despojada de sus texturas ¿podré retornar a mi interior?

jueves, 9 de febrero de 2012



Si las islas que están ahí se unieran
por una vez, si el cielo
que tu miras pasar fuera el mismo
por una vez
si el Minotauro fuera por una vez el ángel
que tú llamas en sueños,
bastaría tu nombre y ya no habrían palabras, ya no habrían palabras.
(Pedro Lastra, de Baladas de la memoria)

miércoles, 8 de febrero de 2012

Gesto


La profunda noche es decorada por el tintineo de una luz
Lejana
            lejana
Me siento en el balcón de un recóndito paisaje
Y pienso
              Y siento
que no soy más que el suave gesto de una mano invisible

¿Conoces las visiones de la altura? ¿Has visto el corazón de la luz? Yo me convierto a veces en una selva inmensa y recorro los mundos como un ejército.
Mira la entrada de los ríos.
El mar puede apenas ser mi teatro en ciertas tardes...
(Vicente Huidobro, de Temblor de cielo)

lunes, 6 de febrero de 2012

Sin mencionar el secreto



Prolonga este silencio,
Has de mi rostro un antiguo pacto,
Tórname fatal y luminosa,
Prolonga la ausencia,
Extiende el peligro del azar que eres,
Reduce el destino a un borroso precipicio.

Cruza el umbral de todas las estaciones,
Regresa después de cien reencarnaciones
Aparécete adosado a mi sueño y
cubierto de arena dorada de un antiguo desierto,
Brilla como un magnífico misterio,
Prolonga el último paso,
Y lento en tu sombra tómame
...sin mencionar el secreto.

domingo, 5 de febrero de 2012

Marea alta



De pronto las aguas del océano detienen el suspenso,
enardecidas por una fuerza extraña 
extienden sus delicados brazos de espuma,
su único destino es abrazar la alta cordillera.
Estoy distante del mar, de su orilla
Sin embargo, no tengo dudas, la marea esta alta,
Algo en la espesura del silencio me lo confirma,
Por lo demás
¡esta noche me siento interminablemente oscura!
 El cielo cierra sus ojos frente al mar y
Allá lejos, muy lejos alguien concilia sueños que me llaman,
que me hacen señas como faros distantes,
tan distantes como esta marea que sube, que borra,
Que devora tantas y tantas huellas de él, de ella
¡de todos!
¿acaso el mar estaba prisionero?
¿acaso alguien lo ha liberado?
¿podría ocurrir lo mismo con nosotros, pobres habitantes de un mundo de esclavos?
¿alguién ha de liberarnos?
Y poder al fin ser mar y ¡desbordarnos! Dios ¡desbordarnos!





viernes, 3 de febrero de 2012

Hablando a la luz



Luz eres divina, sorda
tienes ojos y dedos
En ti habita el silencio primario
Eres el reverso de la música del arroyo;
Mano que toca a distancia todo lo que existe
Y también lo que no es y busca ser;
Me abismo ante tu destello inmaculado,
¿Acaso sólo tú, aura de dios, eres el milagro?
Sin embargo, te cansas, tanto resplandor te fatiga
Te entregas en las noches, descansas con la suavidad de una pluma
en los brazos hambrientos de la sombra.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Recuerda mis palabras como lámparas



La palabra es la llave que abre el mar:
Sólo el símbolo nos ha de permitir nadar en el sueño profundo,
Me inclino,
Me inclino en los significados que se alargan;
Cuando tus pies anden por la sombra de todas las montañas
Y mi rostro sea en tu mente sólo una parábola
Recuerda mis palabras como lámparas o faros,
Yo estaré en la otra orilla del símbolo
Tejiendo y destejiendo letras con una hebra brillante
abrazada a una luz tirante
con la medalla de los hijos del sol
De aquellos que no nos bajamos del árbol dorado de la palabra.