Follow by Email

viernes, 29 de junio de 2012

Quietud



La superficie de mi piel en profunda quietud,
Gota a gota el tiempo se va desvelando en mi exterior,
entra en mí el paso de los años…
Lento enciendo la luz de la jornada,
Doy el primer paso ¿A dónde voy?
Tal vez el único fin de todo sea un borroso
Y luminoso infinito.
Oh quietud, acaricias los brotes tempranos
con paciencia en tu lánguida esfera
preparas las flores que vendrán.
En mi centro hay una brote que bosteza,
no hay prisa para mi laberinto de mármol y sal.
Ya no huele a tempestad,
ahuyentando el espacio el alma se acomoda lentamente
en su vestidura de carne.
Sigo la huella de mis propios pasos
ellos desembocan en un mar verde, calmo
Que acuna en sus entrañas un extraño reloj de sal.

lunes, 25 de junio de 2012


Dice Rhodo: Yo me consumí
en aquel reino que quise fundar
y no sabía ya que estaba solo.
Fue mi noción quebrantar esa herencia
de sangre y sociedad: deshabitarme.
Y cuando dominé la paz terrible
de las praderas, de los ventisqueros,
me hallé más solitario que la nieve.

Fue entonces: tú llegaste del incendio
y con la autoridad de tu ternura
comencé a continuarme y a extenderme.

Tú eres el infinito que comienza.

Tan simple tú, hierva desamparada
de matorral, me hiciste despertar
y yo te desperté cuando los truenos
del volcán decidieron avisarnos
que el plazo se cumplía
yo no quise extinguirte ni extinguirme.
(Pablo Neruda, La espada encendida)

sábado, 23 de junio de 2012

Manos que saben volar...desean sembrar


Manos mías ¿por qué olvidáis la tierra húmeda
y las semillas luminosas
que temblando en los más oscuro de la tierra,
inician el círculo de un nuevo devenir?

Palmas mías, palomas de vuelo infinito,
Acostumbráis dibujar secretos jardines
en el aire,
y cosechar extraños frutos en el mar,
Pero ¿por qué no os llenáis de tierra y clara humedad?

Pobres manos mías,
Blancas y largas,
Manos de mujer torpe,
Dedos y palpas que saben soñar
Pero que olvidaron la tierra sembrar.

domingo, 17 de junio de 2012

Resurrección



No cuentes tus pasos,
Ya no prestes atención al golpe de la puerta,
Nada ha de retornar,
Ya todo es otra cosa,
Sin embargo, todo ha de volver a florecer,
La vida es vida en cuanto germina
No en cuanto desparece,
¡que importa que el tren se aleje
Dejando un delgado estero de intuición nefasta!
Que importa que tus manos envejezcan
Si pronto has de germinar: serás semilla luminosa.

Aquello que esperabas, sólo te distraía
Mirabas el cielo y cada vuelo de pájaro tardío
Te parecía una señal,
Sin embargo, ya sabías: nada ha de retornar
Más hoy sabes: todo ha de volver a florecer.

No mires los edificios que torpemente te roban la visión del cielo,
Todo ruido ha de volver al silencio,
Todo cemento al bosque,
Mis manos atrapan el misterio y sin embargo,
No lo pueden tocar,
Todo enigma es un fantasma,
La revelación es la encarnación de ese misterio,
Yo aún espero,
Y soy mujer y tengo miedo,
Pero voy traspasando el umbral,
Lo estoy haciendo,
Y cuando llegue a esa colina donde el viento muere
Y resucita en las montañas,
Voy a pronunciar un lugar, no una palabra,
Mi boca ha de dibujar la forma pura,
muerto el símbolo
Te podré pronunciar.


viernes, 15 de junio de 2012

Me encierro en un cristal



Me encierro en un cristal en el vago delirio
del atardecer,
habito un trozo de cristal redondo.
Como esa piedra quisiera atrapar, transformar la luz
pero me pierdo…
y las cosas siguen pasando como si yo no estuviera ahí,
Oh señores ¿existir es brillar, ser la luna, el sol acaramelado en le ventana?

Si no fuera por el cielo…podría estar donde las cosas pasan,
Pero la luz, el velo y un ícono tan antiguo en mi ventana.
Me encierro en un cristal, voy caminando por las calles,
Enciendo la cerilla de mis deseos luminosos,
No hay ángeles caminando en esta urbe abrazada
por las montañosas,
Sólo hay gente dormida, gente que ha olvidado el bosque,

A los pies de esta ciudad hay un cristal: yo me encierro en él,
Aquí todas las aves vienen a esconderse de otro sol,
Uno más oscuro.
Y tú que te sumerges en estas líneas que se encienden,
Tú, que tal vez conoces todos los rincones
¿buscas algo en el extraño sueño reluciente de las rosas?
¿quisieras doblar la servilleta delicada de papel, y olvidar?
Hacer de tus dedos el motor propulsor de todo el cambio.

Encerrada en un cristal, inextinguible en su luz
Voy contra ese cautiverio feliz de esta urbe seca,
Insensible a la delicadeza de los adoquines.
Me encierro porque así me voy liberando.

lunes, 11 de junio de 2012

Soy el mar



Soy el mar, digo en un sueño claro,
¡Soy el mar! Exclamo y
tiembla la superficie de las aguas del silencio,
Mi cabello extendido hace un puente a otro sueño,
La luna está cayendo en el misterio
se sumerge en mí su luz poderosa y delicada.

Soy el mar, te dije
Y de improviso todo el cielo se ha soltado,
yo me vuelvo agua de diamantes,
Viento y océano distante;
El tiempo cae en este sueño, se desploma ligero
Mientras alguien se sumerge en la piel cristalina
de mi inconsciente

¿Por qué me has tornado mar? Te pregunto
Me trasmutas, extraño ser de agua,
Cuando el océano es esta casa
Y el viento se va tras la montaña,
Te apareces abierto de nieblas, cruzas el umbral
Y me transformas

A medianoche desperté,
El cielo oscuro sobre mi almohada,
Soy el mar, murmuro en penumbras
Dios ¡soy el mar fecundo, distante, infinito!
Y siento que envejezco, cuando ese rostro misterioso
en el borde del inconsciente me susurra: eres el mar.

sábado, 9 de junio de 2012

Memoria de la luz




¿Recuerdas cuando el espejo te devolvía apenas una pálida laguna?
Hoy tu reflejo se ha vuelto un mar:
en tus sueños eres la eternidad,
Te desvistes de todo aquello que fuiste y te enciendes,
¿Sabías que la memoria es un gran escándalo
que no ha de librarte de la muerte?
Me es indispensable sólo un poco de luz, 
es mejor reservar las grandes palabras para el mar y las personas con anteojos.
¿Recuerdas que un trozo de existencia era tan grande y oscura como el pozo de los deseos?
Sabes que es mejor dar saltos enormes, ser equilibrista los domingos,
Dejar que un tren de otro siglo se lleve la quintaesencia
de tus pensamientos.
Tanto trueno,
Tantas postales en blanco y negro,
Demasiada distancia entre las figuras del espejo y los habitantes del otro lado,
¿Recuerdas cuando el viento encendía tus facciones?
Hoy tú enciendes al viento,
¿Te parece impropio el paso de tanta hora, día, mes o año?
Un exceso de renovación, es cierto, sin embargo, es lo único a lo que debemos aferrarnos, el círculo configura todo.
No sé si he de apagar la luz,
la imagen de una ventana abierta es un faro en mi memoria. 

domingo, 3 de junio de 2012



Isolda, en vano suspiras en la noche, en vano gritas mi nombre cuando ya no oigo, cuando un sudor de sangre me cubre las orejas, cuando el cielo se vacía en mi retina. Todo hombre es un cobarde. No creas en los excepcionales que te pinta el sueño caído de otros astros menos palpables. El místico es el hombre del pavor, es el hombre que no quiere estar solo, es el que quiere ser dos por miedo a la soledad.

¡Ah, si tú supieras!

Qué no daría yo por hacerles callar con su voz azulada y romperles las formas y los colores del sentimiento eterno o pasajero, siempre dulce, demasiado dulce para el paladar de un náufrago infinito.
(Vicente Huidobro, Temblor de Cielo)

sábado, 2 de junio de 2012



Cuando escuches el trueno me recordarás
Y tal vez pienses que amaba la tormenta...
El rayado del cielo se verá fuertemente carmesí
Y el corazón, como entonces, estará en el fuego.

Esto sucederá un día en Moscú
Cuando abandone la ciudad para siempre
Y me precipite hacia el puerto deseado
Dejando entre ustedes apenas mi sombra.
(Ana Ajmatova)