Follow by Email

jueves, 28 de noviembre de 2013

El juego victorioso de las horas

George Barbier

De pronto la mañana es un juego victorioso de las horas,
bajo la armadura del tiempo hay algo que late
y se escurre
como un río laborioso en busca de peces.
Juegas para conquistar un espacio dentro de tu pensamiento
bajo los minerales extintos de la razón.
Tiene que haber, un árbol bajo la pendiente de tu mirada
o un ojo que te arrebate la visión,
allá en la cima.
Era de hielo tu juego en el espejo de caoba,
la imagen de una ronda en el cenit del planeta,
que no era otra cosa que el tiempo dentro de su madre inmóvil 
girando 
          girando 
                   girando.

martes, 26 de noviembre de 2013

Clase media

Hacia la torre, Remedios Varo

¿Quién es usted?
Educación media
Racionalidad media
Profundidad media
Medio-cridad

Tu tiempo en medio de un destino ajeno se resbala

Eres el cinturón de esta sociedad
Vas cargando en la espalda a los mimados,
Limpiando el muro infranqueable de los afortunados,
pero desdeñas al pobre
Y te aterras ante el oval espejo que te iguala a él.

Tu verdad en medio de la oreja de un dios de pedestal

Oh vaga y absurda suposición la clase media,
Ricos y pobres,
Y el propio corazón batiendo su disfraz
¿quién es usted? ¿Lo sabe?

lunes, 25 de noviembre de 2013

Coincidencia

Coincidencia, Remedios Varo

Coincidencias entre dos espejos que a media noche
se hacen líquidos
y se fugan en busca de sus rostros,
coincidencia de la pupila con una pestaña lejana:
un grito hizo derrumbar ambos ojos.
El viento que había despeinado tus recuerdos
agitó el techo de mi pensamiento arrugado.
Tu silbido se incrustó en mi pecera
en el momento exacto en que ambos extendimos las manos
para que la tarde se apagara
                    en la ventana de un atardecer de un año cualquiera.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Paisaje

Sita luna, Odile Redon

El tiempo alza su dorado trono entre las montañas
dibuja secreto círculos en mi pecho,
Libera la geometría de mi alma brillante.
Que extraño asombro el que me toma,
Soy un paisaje,
Un lugar remoto, soñado por un desconocido,
Que a su vez también es paisaje
que sueño
                y añoro.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Las imágenes resbalaron desde tus pestañas

La cama, Frida Kahlo


Los sueños se grabaron en la memoria de la sábana
Sus invertidas imágenes resbalaron desde tus pestañas

De un silencio todos los relojes olvidaron su tic tac
Y se sintieron vacíos

El sueño en la orilla de la cama
Gritando que la noche ha muerto

Bajo tus párpados cerrados se separan las aguas
De este lado quedará un irregular trozo de infinito

Emprende el viaje bajo la sábana que pronto será una hiedra
Morimos con la noche
El que retorna, no es el que cierra los ojos

martes, 19 de noviembre de 2013

No es mi herida la que sangra

La mesa herida, Frida Kahlo


No es mi herida la que sangra,
Sólo retengo la huída del ocaso entre mis dedos,
Es sólo eso, nada de temer.
No debéis conmoveros,
Las lágrimas a destiempo siempre son espectros,
Es mejor contemplar la huída del verano
Y refugiarse en un barco que escupe una orilla

que no es una orilla, sino un paracaídas acuático.
No es mi herida la que sangra, 
No,
Sólo es una lámpara que se apaga;
Un horizonte detrás de mi espalda,
Algo de tristeza apacible bajo la manta,
Cómo el atardecer en las oscuras moléculas del recuerdo,
Como las despedidas entre los amigos 
cuando son sólo las manos las que intuyen que será la muerte
 la que los ha de volver a reunir.
Siempre es mejor congelar la herida,
Estamparla en el ala rota de un areoplano,
Sin murmurar lamentos,
en un blanco silencio
del mismo modo que ordenamos las últimas brazas en la memoria gastada.
Nada más fuera de lugar que una desdicha a destiempo,
Como el destello de una estrella muerta hace ya cientos de años

sábado, 16 de noviembre de 2013

En la cocina


Santa Teresa en la cocina, Leonora Carrington

Revuelves tu sueño dominical frente al espejo roto
sobre su grieta florecen manos que condimentan una imagen subterránea.
Te preparas para tragar las palabras que te harán desertar del sueño,
sin embargo, el flamante cocinero de la noche endulzará montañas, mares y praderas
para que no quieras despertar.

Revolver y revolver la distancia entre tú y yo,
la sal que tragaste se encenderá dentro de ti y volverá al mar.
He ahí un ojo que mide la distancia entre nuestros pensamientos;
¿Estás preparado para mezclar aquel presentimiento con el naufrago
sentimiento que emana de las flores?

Estamos listos para saborear la vida con los ojos cerrados
Todo es posible en la superficie pequeña de nuestros labios.


jueves, 14 de noviembre de 2013

Hermana de la luna

Sisters of the Moon, Fantasia; Leonora Carrington


Vibrante tus sueños haciendo acrobacias en el trapecio
la luna desertó de su cielo para verlos saltar

Estás ciega bajo tu velo de compasión
Tus ojos brotan desde una cristalina laguna y coronan la lejanía

Tan sólo tus estrellas suspiran por la caparazón del sol
Se deslizan y caen desde un cielo que de pronto es un murmullo

En mi circunferencia el vuelo desgarrado de la luz solar se apaga
Sólo hay tiempo y luz fatigada

Él es mi voz al otro lado de las horas
Su oreja incrustada en el sol escucha a la noche cantar desvelada

Hermana de la luna soy
Mis párpados internos se cierran para fabricar sueños blancos

martes, 12 de noviembre de 2013

Vuelo mágico

Vuelo mágico, Remedios Varo


Las linternas frágiles de la noche iluminan tu vuelo
Flotan las últimas estrellas muertas en el centro de tu corazón
Se quiebran los días en el borde de tus alas desnudas
Sólo hay residuos de almas en las mareas del cielo

Suelta el viento al interior del espejo vacío
Cada partícula de aquello que fuiste se elevará
Y retornará al lecho vegetal del mar
Mientras las piedras esculpen un nuevo rostro para ti

Acaso la magia se desliza sedienta de giros simultáneos
Tus párpados se elevan hacia un cielo subterráneo
“Alza la tapa fantasma de la luna lejana”
Cierra los ojos de aquellos árboles que desean volar

El aire respira hacia dentro en busca de un refugio
Cada peldaño es un lerdo avance hacia una húmeda cima
Suspendidas se agitan tus visiones sobre atemporales palmeras
Sólo hay residuos de almas en las mareas del cielo

domingo, 10 de noviembre de 2013

Estoy tan lejos de esa primera ventana...

Bella e Ida en la ventana, Marc Chagall

Estoy tan lejos de esa primera ventana por la que miré el mundo,
ese cuadrado luminoso que enmarcaba el paisaje
¡cuando todo era sorpresa!
¡todo era esperanza!
no recuerdo sus cortinas,
 no retuve el color de su madera,
¿Por qué el tiempo torna blanco todo en mi memoria? 

jueves, 7 de noviembre de 2013

El sol

Water serpents 1, Gustav Klimt


El sol bajo la escalera alumbrando una imagen esquiva:
Un viejo barco que sobre los siglos se desvela.
Apaga la sombra
Prolonga la pequeña luz de tus antepasados,
Y cercano al esqueleto pronuncia las palabras
Que como relucientes campanas
Te anunciarán que la mañana nunca se apagará.

Vence el tacto sobre la silla vacía
Las manos se quedan esperando que la sombra reemplace a la madera.
Todos fueron a esperar que el sol gritara
Que al menos una vez la luz y la palabra se hicieran una sola cosa
Y que descollante el cielo se pusiera a cantar.
Sin embargo, el amanecer es silencio
Y las briznas son mudos espectros a la espera del reloj.

La corriente del tiempo arrastra olvidos brillantes
Las ventanas veladas del sol se cerraron para no recordar;
Apaga el recuerdo
Gira las tuercas del único astro que amarás.
Sol laborioso,
Armado en los sueños
Embajador de una victoria que no vence.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Espejo de agua

Edward Burne-Jones


El espejo de agua se tragó tu rostro en lo más alto de la noche
Su líquida superficie te arrastró hacia el mar
Tus dedos crispados se alargaron como algas despiadadas
Y desde la lejanía te hicieron pálidas señas
¿Quién eres bajo ese velo de agua y plata?
El espejo te divide
O tal vez te multiplica
Te agiganta en su vasta extensión nacarada
De cuando en cuando tu rostro se hace líquido
Y como cascada cae sobre una difusa eternidad

lunes, 4 de noviembre de 2013

La rueda de la fortuna

La rueda de la fortuna, Edward Burne-Jones

¿En qué sentido giran tus intempestivos pensamientos matinales?
tu espíritu sin anillos se va desenredando en espiral
acaso las imágenes que como olas surgen de ti alcancen la cima

Gira la vida montada en su rueda viva
soledad blanca impregnando el ascenso de las horas
la ruta es un círculo que apaga la luz en tu memoria

Acaso tu mirada tropiece con el movimiento invisible
que te sea liviano el descenso que te hará besar la nieve
bajarás para abrir los ojos húmedos del polvo

Gira dentro del pecho un límpido paso sin retorno
el tiempo disfrazado de sucesión te coronó y te encerró
navegante marchas sobre ti mismo para aligerar el movimiento de su rueda