Follow by Email

martes, 31 de diciembre de 2013

Año nuevo

Leonora Carrington


El tiempo y su folio interminable
Avanzando como tropas
 Hacia un campo de batalla que ya da igual,
Si la meta es la muerte,
Las horas dejan sus ropas en la lejanía,
Y desnudas se estamparán sobre las alas del cielo;
Se irán de viaje nuestros más remotos recuerdos,
Algunos ya no retornarán.
Vamos cabalgando sobre relucientes enredaderas
Que nos obligarán a ascender
Para avistar desde lejos, quizás,
Las marionetas del reloj,
Ellas te esperan colgadas desde el cielo de la noche,
Te hacen torpes señas para que puedas cruzar la línea absurda de un nuevo año.
Junto a tu lecho un reloj brillante se marchita.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Mi padre

Remedios Varo

Padre, tus ojos anuncian un cielo que como enredadera
cae en lo más profundo del corazón;
Los años vuelan como pájaros migratorios
Y sé yo que el cansancio lo ocultas en la sombra de aquel árbol que se seca.
Padre,
el tiempo se oculta en la leñera y enmascara los recuerdos de la niñez... 
Eras la voz clara que calmaba
la corriente de mis temores infantiles.
Padre, día tras día tus manos
Tus grandes manos, se erosionaban con el trabajo en las ciudades donde el color moría,
Las goteras en las casas de maderas,
Los malos sueños,
La huerta germinando,
Los años pasando,
Los regalos de navidad en el armario, ocultos por el primer sol del verano,
La primera lluvia del sur,
La última mirada al mar del norte.
Tu infatigable amor talismán hacia mi madre, 
Con su mirada de linterna asustada,
En un sueño te oí decir: ella es una luciérnaga en la memoria del otoño
Eres el hombre que con su silencio nos enseñó
que las estrellas caen entre los hombres
Y que las palabras cierran todas las puertas
Si el amor, ese mágico y enrarecido sol, no alumbra
El paso de ese tren que un mudo dios nos hizo abordar
En una extraña estación de astros.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Los pájaros abrazaban a unos asustados árboles

Remedios varo

Los pájaros abrazaban a unos asustados árboles
Sus raíces eran algas marinas que en lo más profundo del mar
Se encendían
                Se apagaban
La risa era una lágrima que sobre el césped caía
El tiempo es un desconocido que pisa mis talones
¿Por qué me empeño en mirar hacia atrás?
Tu fantasma es la sucesión
Tu fantasma es la sucesión

domingo, 22 de diciembre de 2013

Ante el surgimiento de la sombra

Leonora Carrington

Un cúmulo de manos despidiéndose en el andén de los sueños,
tus ojos internos se acomodan en lo más profundo
para atrapar el residuo de un gesto.
Ante el surgimiento de la sombra: cierra bien los ojos
que el sol que duerme en la oscuridad alumbre manos,
pies y lágrimas que ya no retornarán.
Se va el tren y sus durmientes a decorar con esplendor tu memoria,
se va la armadura que en el invierno cobijó tus más dulces sueños.
Ante el surgimiento de la sombra, cierra bien los ojos.


jueves, 19 de diciembre de 2013

La fotografía

Like diamonds in the sun, Steve Hanks

El ojo tejió la imagen al interior de su espacio desierto
el cielo se separó de sus estrellas prodigiosas y se estampó
en una retina mecánica,
el silencio derribó el sonido en una batalla ardiente y quieta.

La misma imagen que sangró en tus sueños
se encendió como diamantes bajo el sol en la noche de los ciegos.

Tu sensibilidad es portada por brazos y huesos desconocidos,
bajo otros ojos y astros se extenderá aquel segundo
y quedarán las miradas encerradas de noche en noche
en un segundo que no acaba.

martes, 17 de diciembre de 2013

Advertencia

Rafal Olbisnki

En una molécula del mar embravecido 
Me encuentro a un señor dibujando el tiempo,
Bajo su sombra cristalina, la cáscara del corazón esconde los desechos de los sueños más extraños.

¿Quién profetiza la sustancia de los colores? 

Él se ríe,
Sólo se ríe, como aplaudiendo la hipocresía del mar.
Oculto en el umbral de una falsa estrella retiene la risa
Y la suelta en mi demudado jardín.

¡Qué cínico es usted señor!- Le digo colgando mis pies desde la estrella más alta.

Al instante me responde desde el borde de su trapecio recién pintado.

Señorita, le advierto que los lirios voladores la están alcanzando, no piense tanto en la resurrección de aquellas golondrinas del siglo pasado, ¡reme! ¡reme!

lunes, 16 de diciembre de 2013

Sólo sucesión y devenir

Tránsito en espiral, Remedios varo

Se deshace la emoción en su trono de astro líquido
Se disuelve y abandona al hombre
(Puentes alados invierten la piel del vacío)

Blanco se expande el frío en una molécula del sol
Ni la primavera ni el verano existen
(Sólo la sucesión, el devenir y su tránsito espiral)

Se deshace la soledad del pájaro en la cumbre
La cima es el delirio de aquel cielo que soñó
(El tiempo se desprende de sus plumas manchadas de remotas primaveras)

El verano grita y permanece en el umbral
Se deshacen sus esferas amarillas en mis manos
Desaparece la emoción en el borde de una estación que no existe
(Sólo la sucesión, el devenir y su tránsito espiral)

sábado, 14 de diciembre de 2013

Sueño de medianoche

Remedios Varo

Me llamaste más o menos a la altura
de un sueño de medianoche;
una mano muy perpleja de su misión
me indica el camino a ti.
Te encuentro dando vueltas alrededor de la nada
sin mover los labios me dices que te hable,
pero cómo es un sueño terriblemente extraño
no se contestar.
El polvo de un camino más antiguo que el sol
está salpicando nuestros ojos 
que como paralelas se expanden para atrapar una visión extraña.

Esto no va bien-me dices
La máquina ¡no funciona!
¿Cuál máquina?-pregunto clavando la mirada
en cualquier árbol, que bien podría ser una montaña.
¡La que hace temblar el cielo! Respondes pálido y enojado-
¡La que le arranca el silencio a la pianola!

Entonces empiezo a creer que esto no va bien,
pues sucede que el misterio
está haciendo florecer los pies del mar nocturno,
y yo no logro descifrarme.
Tal vez cuarenta días y cuarenta noches soñando con la cáscara de las olas
y con ese sonido especial y redundante que brota de sus manos.
¿Sobre qué sueño he de naufragar para ejecutar las horas?
Lo que de noche me dices en sueños
Está haciendo desmoronar mis días.
La luna sueña con nosotros
Y aquellas falsas lámparas están cantando que esto no va bien.


lunes, 9 de diciembre de 2013

Carta de la musa al poeta

Rafal Olbinski
Señor poeta:
Informo a usted que he decidido apagar mí atribulada lámpara de aceite,
Ya no me escriba,
Aparte de una vez su tinta enarbolada,
Bájeme del pedestal distante en el que me ha puesto.
(Quiero caminar descalza, con el talón áspero por la lluvia y el barro)
Las palabras son tristes acrobacias en la identidad del mar
En la identidad del amar.
Su divina métrica comienza a dolerme.
¿Sabe usted?
El cielo lo está poniendo muy cercano a mi coronilla,
Y cualquiera de estos días se me viene adentro
(el desplome me parece inminente)
¿Qué haré yo con todo ese infinito muerto en mi interior?
sus versos no me ayudan,
En verdad no.
Estimado creador del mito en el espejo
Deshágase de una vez por todas de su tinta hambrienta,
Que las musas desde hoy colgamos el hábito
Y volamos sobre nosotras mismas
Inspirando sólo al universo en expansión.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Enciende la lámpara

George Barbier

Enciende la lámpara de la victoria
Y mira: enfrenta su corona
Toda la niebla se ha ido en busca de un rostro
olvidado
y
demacrado
Marcha sobre las horas perfumadas
y detente en el umbral
En tu cabeza el reloj se apaga
para que la lámpara golpee sobre la profundidad de tu memoria
Llueve luz en la cabeza de los fantasmas
llueve luz en el sótano del tiempo
La mano clara de aquella lámpara
se alarga para abrir la puerta de una casa en ruinas
y colonizar la ausencia

martes, 3 de diciembre de 2013

El aire

George Barbier

Quieres coger tus afectos con unos solitarios guantes
estirar el silencio
propiciar su contacto con el aire
hipnotizar los recuerdos y despojarlos de su plataforma
Sobre el aire
           en el aire
las manos del tiempo cogen un olvido que se alarga