Follow by Email

lunes, 30 de julio de 2012

Ese árbol



El cielo va cayendo con las horas
La tierra lo recibe indiferente.
Alguien apaga el fuego sólo para jugar con sus cenizas.
Cierro los ojos porque la noche me obliga
El tiempo es la sombra de ese árbol imperturbable.

domingo, 29 de julio de 2012

Búsqueda



Mi rostro se ha reflejado en muchos estanques,
Charcos,
Espejos de cristal,
Ventanas sucias y limpias,
Me he espejado hasta el infinito,
Con alegría
Con tristeza
Con nostalgia
Con asombro.
Pero sucede,
Ocurre,
que busco algo
que el espejo no me devuelve
Oh pero la vida!
Oh pero los años!
Y mi hermana luz que no devela.
Le he preguntado a algunas estrellas
Pero los astros son silenciosos
El universo les enseña sólo a alumbrar,
Y a girar para hacer descender el tiempo a nuestro mundo,
¿pero que es esta historia, que me falta?
¡el cielo baje a mi mano y me dé una respuesta!

lunes, 23 de julio de 2012

Tristán e Isolda



¡Oh la blanca manta del amor
cubriendo un sueño verde!
¿cómo llegamos a esta hora luminosa?
¿Qué agua de diamante o esfera nos condujo a este volcán
que como muralla nos revela y divide?

Tristán, hay pájaros rotos en el cielo,
la pócima que hemos bebido
No ha de liberar nuestra unión mental
¿de donde has venido y por qué has venido?

Navegábamos por la garganta del mar
Con este modo aústero y anhelante de amar
Las porcelanas rugían en el fondo de la inmensidad,
invocaban la pupila dilatada del amor en su copa,
Era una sombra en el pasado, y sin embargo tampoco era eso

Isolda, te he invocado,
Del mismo modo como la brisa serena
Llama a la tempestad,
Isolda, como amo los manuscritos de tus manos
Un cielo oscuro, preñado de estrellas  me conduce a tu playa.

Algo probamos,
Tal vez fue el veneno, la pócima de la noche universal,
El mago escribió nuestros nombres en la muralla en ruinas,
Finiquitado, aniquilado el mundo,
Hasta que de pronto nos advertimos
En un sueño extraño,

Tristán, voy puliendo las nubes
Dibujando signos que te revelen mi submarino corazón,
Voy hacia a ti en la noche luminosa
Lentamente,
Como el viejo Ulises a su Itaca inmortal.

jueves, 19 de julio de 2012

Reloj solar



Silenciosa avanza la sombra sobre el tiempo circular
Tic-tac
Cerradas como los sueños las horas avanzan,
No habrá noche para este reloj
sólo día y luz vertiginosa.

El reloj solar reniega del ciprés
No conoce la rígida persiana que oculta las convulsiones nocturnas,
Júbilo de la luz,
Tic tac
Esplendor que desconoce la noche oculta en su propia sombra.

Resplandece tu nombre sobre la superficie del reloj solar
Te acerca el porvenir
mientras la luz te cuenta los segundos,
¿Dónde está la noche corazón mío, amante invisible
que emerges cuando la luz muere y el motor del reloj se detiene?
El tic tac no es más que el fantasma de una luna ausente.

lunes, 16 de julio de 2012

¿Quién conoce?



¿Quién conoce nuestro andar de llovizna en primavera?
Vamos caminando, deambulando en medio de pequeñas verdades,
De pequeñas mentiras,
Cansados de las luces de neón
Hambrientos de la única luz que amamos,
aquella que emana de astros  ausentes, inaprensibles! 
cuya invisible lejanía, demasiada abstracta
es tan necesaria como el pan.

¿Quién conoce nuestro destino de luces púrpuras
Alumbrando una canción que nunca logramos atrapar,
Y que sin embargo sólo en sueños escuchamos?
Hermoso es el canto del poeta
Que nos señala el comienzo del jardín
Melancólico y feliz al mismo tiempo.

¿Quién conoce nuestro destino de marea
que ofrenda y despoja la orilla de las palabras?
Encendamos la vieja lámpara de aceite
Dejemos que ella abra la extrañas puerta de la noche,
Porque tal vez en su umbral mascando el tiempo
Alguien nuestro destino conoce.

jueves, 12 de julio de 2012


mon amour mon amour
¿qué es aquello que amo, y dónde estás?
que he perdido mi centro luchando contra el mundo.
Ah! los sueños caen y se ajan
y yo, qué solo quise construir un paraíso terrestre.
(Ezra Pound)

El ojo que ves
 no es ojo porque tú lo veas;
es ojo porque te ve.
(Antonio Machado)

miércoles, 4 de julio de 2012

Ariadna y el laberinto


Desde una esquina del mundo Ariadna hila su ovillo con hojas de otoño
sus manos atrapan la luz que muere en cada una de ellas,
las mezcla con objetos que viven en su interior:
ruedas, rieles, balcones brillantes, lagartos asustados
teje y desteje su ovillo como una larga plegaria.

Me consuela la voz del agua
es como un silencio poblado de voces de otro siglo
¿padre  por qué el cielo del desierto se incendia
quemando la coronilla del Minotauro?

Ariadna sabe y por eso no entra en el laberinto,
sabe que el minotauro es una avalancha de recuerdos
un mar de meteoros mentales que embisten a todo aquel
que penetra en él,
ella prefiere tirar de su hilito dorado,
recobrar cuando es debido el otro extremo,

Teseo busca un mar más azul que el cielo,
navega las aguas del laberinto, 
y yo te pregunto padre,
te interrogo bajo un cielo siempre distante
 y bordado de luces muertas:
¿a quién pertenece  y de donde ha venido la mano que corona?
¿Quién le  conduce a esta isla que es cómo un sueño blanco?
Él es un ojo que acecha el cristal.

Ariadna cree que la suerte es avara,
Se sienta en el balcón de su isla,
Se inventa luces, enciende todas las lámparas del desierto
Recupera su ovillo y lo vuelve a perder,
Hace de la memoria del laberinto una montaña de cenizas.

martes, 3 de julio de 2012

¿Qué historia es esta piano talismán?



Las horas son largas en las notas del piano,
largas y dulces como la oración del niño
por la  madre sufriente en el atardecer.
Esto es agua, pienso
Y los espejos se hacen más silenciosos y distantes;
Nota a nota,
En otra época estás,
Tenue y líquido amanecer,
Alguien toca un piano en otro lugar
Alguien toca y se vuelve mar.

Mis manos beben su triste ignorancia
quisieran transformarse en melodía y desaparecer,
pero es otro que bajo la luz de un candelabro
me interpreta;
mi alma es un vals que se sumerge en océanos de tiempo,
extensión líquida y sonora que todo cubre,
¿Qué historia es esta piano talismán?

¿Dónde están los siglos? ¿Dónde tu memoria?
Las certezas roen los pilares de la tierra, y
el tiempo, el espacio, el piano y aquella sensación…
desaparecen en la raya horizontal que corta el mar.

domingo, 1 de julio de 2012

Ariadna en las aguas



Ariadna la del laberinto navega en las aguas,
 le da cuerda a la clepsidra y escucha el rumor de las lluvias del sur.
La noche en que las aguas de sus sueños desbordaron
tomo su barco brillante y partió,
se marchó,
los pájaros le señalarían el camino,
el reloj de arena retumbaría en sus entrañas.

Ariadna tira de su ovillo dorado,
Con él a veces mide la distancia;
Dos golondrinas incendiadas
Y una corona luminosa la acompañan
En mitad del mar de sus sueños alguien la observa.

Conozco el arte de la navegación onírica
entre sus aguas remo lentamente,
 viajo hacia  una orilla que me salve del laberinto mental;
Acabo de nacer de una melodía cristalina
una voz antigua da forma a mis contornos,
Sin embargo, llevo mil años aferrada a mi ovillo,
¡Era el mejor de todos los hilos!
Con él Teseo habría de iluminar la noche redonda.
No hay minotauro que se resista a mi hebra dorada.