Follow by Email

martes, 31 de diciembre de 2013

Año nuevo

Leonora Carrington


El tiempo y su folio interminable
Avanzando como tropas
 Hacia un campo de batalla que ya da igual,
Si la meta es la muerte,
Las horas dejan sus ropas en la lejanía,
Y desnudas se estamparán sobre las alas del cielo;
Se irán de viaje nuestros más remotos recuerdos,
Algunos ya no retornarán.
Vamos cabalgando sobre relucientes enredaderas
Que nos obligarán a ascender
Para avistar desde lejos, quizás,
Las marionetas del reloj,
Ellas te esperan colgadas desde el cielo de la noche,
Te hacen torpes señas para que puedas cruzar la línea absurda de un nuevo año.
Junto a tu lecho un reloj brillante se marchita.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Mi padre

Remedios Varo

Padre, tus ojos anuncian un cielo que como enredadera
cae en lo más profundo del corazón;
Los años vuelan como pájaros migratorios
Y sé yo que el cansancio lo ocultas en la sombra de aquel árbol que se seca.
Padre,
el tiempo se oculta en la leñera y enmascara los recuerdos de la niñez... 
Eras la voz clara que calmaba
la corriente de mis temores infantiles.
Padre, día tras día tus manos
Tus grandes manos, se erosionaban con el trabajo en las ciudades donde el color moría,
Las goteras en las casas de maderas,
Los malos sueños,
La huerta germinando,
Los años pasando,
Los regalos de navidad en el armario, ocultos por el primer sol del verano,
La primera lluvia del sur,
La última mirada al mar del norte.
Tu infatigable amor talismán hacia mi madre, 
Con su mirada de linterna asustada,
En un sueño te oí decir: ella es una luciérnaga en la memoria del otoño
Eres el hombre que con su silencio nos enseñó
que las estrellas caen entre los hombres
Y que las palabras cierran todas las puertas
Si el amor, ese mágico y enrarecido sol, no alumbra
El paso de ese tren que un mudo dios nos hizo abordar
En una extraña estación de astros.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Los pájaros abrazaban a unos asustados árboles

Remedios varo

Los pájaros abrazaban a unos asustados árboles
Sus raíces eran algas marinas que en lo más profundo del mar
Se encendían
                Se apagaban
La risa era una lágrima que sobre el césped caía
El tiempo es un desconocido que pisa mis talones
¿Por qué me empeño en mirar hacia atrás?
Tu fantasma es la sucesión
Tu fantasma es la sucesión

domingo, 22 de diciembre de 2013

Ante el surgimiento de la sombra

Leonora Carrington

Un cúmulo de manos despidiéndose en el andén de los sueños,
tus ojos internos se acomodan en lo más profundo
para atrapar el residuo de un gesto.
Ante el surgimiento de la sombra: cierra bien los ojos
que el sol que duerme en la oscuridad alumbre manos,
pies y lágrimas que ya no retornarán.
Se va el tren y sus durmientes a decorar con esplendor tu memoria,
se va la armadura que en el invierno cobijó tus más dulces sueños.
Ante el surgimiento de la sombra, cierra bien los ojos.


jueves, 19 de diciembre de 2013

La fotografía

Like diamonds in the sun, Steve Hanks

El ojo tejió la imagen al interior de su espacio desierto
el cielo se separó de sus estrellas prodigiosas y se estampó
en una retina mecánica,
el silencio derribó el sonido en una batalla ardiente y quieta.

La misma imagen que sangró en tus sueños
se encendió como diamantes bajo el sol en la noche de los ciegos.

Tu sensibilidad es portada por brazos y huesos desconocidos,
bajo otros ojos y astros se extenderá aquel segundo
y quedarán las miradas encerradas de noche en noche
en un segundo que no acaba.

martes, 17 de diciembre de 2013

Advertencia

Rafal Olbisnki

En una molécula del mar embravecido 
Me encuentro a un señor dibujando el tiempo,
Bajo su sombra cristalina, la cáscara del corazón esconde los desechos de los sueños más extraños.

¿Quién profetiza la sustancia de los colores? 

Él se ríe,
Sólo se ríe, como aplaudiendo la hipocresía del mar.
Oculto en el umbral de una falsa estrella retiene la risa
Y la suelta en mi demudado jardín.

¡Qué cínico es usted señor!- Le digo colgando mis pies desde la estrella más alta.

Al instante me responde desde el borde de su trapecio recién pintado.

Señorita, le advierto que los lirios voladores la están alcanzando, no piense tanto en la resurrección de aquellas golondrinas del siglo pasado, ¡reme! ¡reme!

lunes, 16 de diciembre de 2013

Sólo sucesión y devenir

Tránsito en espiral, Remedios varo

Se deshace la emoción en su trono de astro líquido
Se disuelve y abandona al hombre
(Puentes alados invierten la piel del vacío)

Blanco se expande el frío en una molécula del sol
Ni la primavera ni el verano existen
(Sólo la sucesión, el devenir y su tránsito espiral)

Se deshace la soledad del pájaro en la cumbre
La cima es el delirio de aquel cielo que soñó
(El tiempo se desprende de sus plumas manchadas de remotas primaveras)

El verano grita y permanece en el umbral
Se deshacen sus esferas amarillas en mis manos
Desaparece la emoción en el borde de una estación que no existe
(Sólo la sucesión, el devenir y su tránsito espiral)

sábado, 14 de diciembre de 2013

Sueño de medianoche

Remedios Varo

Me llamaste más o menos a la altura
de un sueño de medianoche;
una mano muy perpleja de su misión
me indica el camino a ti.
Te encuentro dando vueltas alrededor de la nada
sin mover los labios me dices que te hable,
pero cómo es un sueño terriblemente extraño
no se contestar.
El polvo de un camino más antiguo que el sol
está salpicando nuestros ojos 
que como paralelas se expanden para atrapar una visión extraña.

Esto no va bien-me dices
La máquina ¡no funciona!
¿Cuál máquina?-pregunto clavando la mirada
en cualquier árbol, que bien podría ser una montaña.
¡La que hace temblar el cielo! Respondes pálido y enojado-
¡La que le arranca el silencio a la pianola!

Entonces empiezo a creer que esto no va bien,
pues sucede que el misterio
está haciendo florecer los pies del mar nocturno,
y yo no logro descifrarme.
Tal vez cuarenta días y cuarenta noches soñando con la cáscara de las olas
y con ese sonido especial y redundante que brota de sus manos.
¿Sobre qué sueño he de naufragar para ejecutar las horas?
Lo que de noche me dices en sueños
Está haciendo desmoronar mis días.
La luna sueña con nosotros
Y aquellas falsas lámparas están cantando que esto no va bien.


lunes, 9 de diciembre de 2013

Carta de la musa al poeta

Rafal Olbinski
Señor poeta:
Informo a usted que he decidido apagar mí atribulada lámpara de aceite,
Ya no me escriba,
Aparte de una vez su tinta enarbolada,
Bájeme del pedestal distante en el que me ha puesto.
(Quiero caminar descalza, con el talón áspero por la lluvia y el barro)
Las palabras son tristes acrobacias en la identidad del mar
En la identidad del amar.
Su divina métrica comienza a dolerme.
¿Sabe usted?
El cielo lo está poniendo muy cercano a mi coronilla,
Y cualquiera de estos días se me viene adentro
(el desplome me parece inminente)
¿Qué haré yo con todo ese infinito muerto en mi interior?
sus versos no me ayudan,
En verdad no.
Estimado creador del mito en el espejo
Deshágase de una vez por todas de su tinta hambrienta,
Que las musas desde hoy colgamos el hábito
Y volamos sobre nosotras mismas
Inspirando sólo al universo en expansión.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Enciende la lámpara

George Barbier

Enciende la lámpara de la victoria
Y mira: enfrenta su corona
Toda la niebla se ha ido en busca de un rostro
olvidado
y
demacrado
Marcha sobre las horas perfumadas
y detente en el umbral
En tu cabeza el reloj se apaga
para que la lámpara golpee sobre la profundidad de tu memoria
Llueve luz en la cabeza de los fantasmas
llueve luz en el sótano del tiempo
La mano clara de aquella lámpara
se alarga para abrir la puerta de una casa en ruinas
y colonizar la ausencia

martes, 3 de diciembre de 2013

El aire

George Barbier

Quieres coger tus afectos con unos solitarios guantes
estirar el silencio
propiciar su contacto con el aire
hipnotizar los recuerdos y despojarlos de su plataforma
Sobre el aire
           en el aire
las manos del tiempo cogen un olvido que se alarga

jueves, 28 de noviembre de 2013

El juego victorioso de las horas

George Barbier

De pronto la mañana es un juego victorioso de las horas,
bajo la armadura del tiempo hay algo que late
y se escurre
como un río laborioso en busca de peces.
Juegas para conquistar un espacio dentro de tu pensamiento
bajo los minerales extintos de la razón.
Tiene que haber, un árbol bajo la pendiente de tu mirada
o un ojo que te arrebate la visión,
allá en la cima.
Era de hielo tu juego en el espejo de caoba,
la imagen de una ronda en el cenit del planeta,
que no era otra cosa que el tiempo dentro de su madre inmóvil 
girando 
          girando 
                   girando.

martes, 26 de noviembre de 2013

Clase media

Hacia la torre, Remedios Varo

¿Quién es usted?
Educación media
Racionalidad media
Profundidad media
Medio-cridad

Tu tiempo en medio de un destino ajeno se resbala

Eres el cinturón de esta sociedad
Vas cargando en la espalda a los mimados,
Limpiando el muro infranqueable de los afortunados,
pero desdeñas al pobre
Y te aterras ante el oval espejo que te iguala a él.

Tu verdad en medio de la oreja de un dios de pedestal

Oh vaga y absurda suposición la clase media,
Ricos y pobres,
Y el propio corazón batiendo su disfraz
¿quién es usted? ¿Lo sabe?

lunes, 25 de noviembre de 2013

Coincidencia

Coincidencia, Remedios Varo

Coincidencias entre dos espejos que a media noche
se hacen líquidos
y se fugan en busca de sus rostros,
coincidencia de la pupila con una pestaña lejana:
un grito hizo derrumbar ambos ojos.
El viento que había despeinado tus recuerdos
agitó el techo de mi pensamiento arrugado.
Tu silbido se incrustó en mi pecera
en el momento exacto en que ambos extendimos las manos
para que la tarde se apagara
                    en la ventana de un atardecer de un año cualquiera.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Paisaje

Sita luna, Odile Redon

El tiempo alza su dorado trono entre las montañas
dibuja secreto círculos en mi pecho,
Libera la geometría de mi alma brillante.
Que extraño asombro el que me toma,
Soy un paisaje,
Un lugar remoto, soñado por un desconocido,
Que a su vez también es paisaje
que sueño
                y añoro.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Las imágenes resbalaron desde tus pestañas

La cama, Frida Kahlo


Los sueños se grabaron en la memoria de la sábana
Sus invertidas imágenes resbalaron desde tus pestañas

De un silencio todos los relojes olvidaron su tic tac
Y se sintieron vacíos

El sueño en la orilla de la cama
Gritando que la noche ha muerto

Bajo tus párpados cerrados se separan las aguas
De este lado quedará un irregular trozo de infinito

Emprende el viaje bajo la sábana que pronto será una hiedra
Morimos con la noche
El que retorna, no es el que cierra los ojos

martes, 19 de noviembre de 2013

No es mi herida la que sangra

La mesa herida, Frida Kahlo


No es mi herida la que sangra,
Sólo retengo la huída del ocaso entre mis dedos,
Es sólo eso, nada de temer.
No debéis conmoveros,
Las lágrimas a destiempo siempre son espectros,
Es mejor contemplar la huída del verano
Y refugiarse en un barco que escupe una orilla

que no es una orilla, sino un paracaídas acuático.
No es mi herida la que sangra, 
No,
Sólo es una lámpara que se apaga;
Un horizonte detrás de mi espalda,
Algo de tristeza apacible bajo la manta,
Cómo el atardecer en las oscuras moléculas del recuerdo,
Como las despedidas entre los amigos 
cuando son sólo las manos las que intuyen que será la muerte
 la que los ha de volver a reunir.
Siempre es mejor congelar la herida,
Estamparla en el ala rota de un areoplano,
Sin murmurar lamentos,
en un blanco silencio
del mismo modo que ordenamos las últimas brazas en la memoria gastada.
Nada más fuera de lugar que una desdicha a destiempo,
Como el destello de una estrella muerta hace ya cientos de años

sábado, 16 de noviembre de 2013

En la cocina


Santa Teresa en la cocina, Leonora Carrington

Revuelves tu sueño dominical frente al espejo roto
sobre su grieta florecen manos que condimentan una imagen subterránea.
Te preparas para tragar las palabras que te harán desertar del sueño,
sin embargo, el flamante cocinero de la noche endulzará montañas, mares y praderas
para que no quieras despertar.

Revolver y revolver la distancia entre tú y yo,
la sal que tragaste se encenderá dentro de ti y volverá al mar.
He ahí un ojo que mide la distancia entre nuestros pensamientos;
¿Estás preparado para mezclar aquel presentimiento con el naufrago
sentimiento que emana de las flores?

Estamos listos para saborear la vida con los ojos cerrados
Todo es posible en la superficie pequeña de nuestros labios.


jueves, 14 de noviembre de 2013

Hermana de la luna

Sisters of the Moon, Fantasia; Leonora Carrington


Vibrante tus sueños haciendo acrobacias en el trapecio
la luna desertó de su cielo para verlos saltar

Estás ciega bajo tu velo de compasión
Tus ojos brotan desde una cristalina laguna y coronan la lejanía

Tan sólo tus estrellas suspiran por la caparazón del sol
Se deslizan y caen desde un cielo que de pronto es un murmullo

En mi circunferencia el vuelo desgarrado de la luz solar se apaga
Sólo hay tiempo y luz fatigada

Él es mi voz al otro lado de las horas
Su oreja incrustada en el sol escucha a la noche cantar desvelada

Hermana de la luna soy
Mis párpados internos se cierran para fabricar sueños blancos

martes, 12 de noviembre de 2013

Vuelo mágico

Vuelo mágico, Remedios Varo


Las linternas frágiles de la noche iluminan tu vuelo
Flotan las últimas estrellas muertas en el centro de tu corazón
Se quiebran los días en el borde de tus alas desnudas
Sólo hay residuos de almas en las mareas del cielo

Suelta el viento al interior del espejo vacío
Cada partícula de aquello que fuiste se elevará
Y retornará al lecho vegetal del mar
Mientras las piedras esculpen un nuevo rostro para ti

Acaso la magia se desliza sedienta de giros simultáneos
Tus párpados se elevan hacia un cielo subterráneo
“Alza la tapa fantasma de la luna lejana”
Cierra los ojos de aquellos árboles que desean volar

El aire respira hacia dentro en busca de un refugio
Cada peldaño es un lerdo avance hacia una húmeda cima
Suspendidas se agitan tus visiones sobre atemporales palmeras
Sólo hay residuos de almas en las mareas del cielo

domingo, 10 de noviembre de 2013

Estoy tan lejos de esa primera ventana...

Bella e Ida en la ventana, Marc Chagall

Estoy tan lejos de esa primera ventana por la que miré el mundo,
ese cuadrado luminoso que enmarcaba el paisaje
¡cuando todo era sorpresa!
¡todo era esperanza!
no recuerdo sus cortinas,
 no retuve el color de su madera,
¿Por qué el tiempo torna blanco todo en mi memoria? 

jueves, 7 de noviembre de 2013

El sol

Water serpents 1, Gustav Klimt


El sol bajo la escalera alumbrando una imagen esquiva:
Un viejo barco que sobre los siglos se desvela.
Apaga la sombra
Prolonga la pequeña luz de tus antepasados,
Y cercano al esqueleto pronuncia las palabras
Que como relucientes campanas
Te anunciarán que la mañana nunca se apagará.

Vence el tacto sobre la silla vacía
Las manos se quedan esperando que la sombra reemplace a la madera.
Todos fueron a esperar que el sol gritara
Que al menos una vez la luz y la palabra se hicieran una sola cosa
Y que descollante el cielo se pusiera a cantar.
Sin embargo, el amanecer es silencio
Y las briznas son mudos espectros a la espera del reloj.

La corriente del tiempo arrastra olvidos brillantes
Las ventanas veladas del sol se cerraron para no recordar;
Apaga el recuerdo
Gira las tuercas del único astro que amarás.
Sol laborioso,
Armado en los sueños
Embajador de una victoria que no vence.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Espejo de agua

Edward Burne-Jones


El espejo de agua se tragó tu rostro en lo más alto de la noche
Su líquida superficie te arrastró hacia el mar
Tus dedos crispados se alargaron como algas despiadadas
Y desde la lejanía te hicieron pálidas señas
¿Quién eres bajo ese velo de agua y plata?
El espejo te divide
O tal vez te multiplica
Te agiganta en su vasta extensión nacarada
De cuando en cuando tu rostro se hace líquido
Y como cascada cae sobre una difusa eternidad

lunes, 4 de noviembre de 2013

La rueda de la fortuna

La rueda de la fortuna, Edward Burne-Jones

¿En qué sentido giran tus intempestivos pensamientos matinales?
tu espíritu sin anillos se va desenredando en espiral
acaso las imágenes que como olas surgen de ti alcancen la cima

Gira la vida montada en su rueda viva
soledad blanca impregnando el ascenso de las horas
la ruta es un círculo que apaga la luz en tu memoria

Acaso tu mirada tropiece con el movimiento invisible
que te sea liviano el descenso que te hará besar la nieve
bajarás para abrir los ojos húmedos del polvo

Gira dentro del pecho un límpido paso sin retorno
el tiempo disfrazado de sucesión te coronó y te encerró
navegante marchas sobre ti mismo para aligerar el movimiento de su rueda

jueves, 31 de octubre de 2013

¿Qué buscaba el viento fuera de tu casa?

Leonora Carrington

Escucho la búsqueda de unos solitarios pasos,
mi espalda sonríe a su seductora melodía.
El que busca siempre se hace oír,
tal cual como lo hace el viento golpeando tu ventana,
¿qué buscaba el viento fuera de tu casa?
El viento es la noche y el tiempo que te buscan,
es el rostro de la naturaleza imitando tus gestos
al otro lado de un espejo trizado en tus sueños.

lunes, 28 de octubre de 2013

Tejido espacio tiempo

Tejido espacio tiempo, Remedios varo


Tu escenario:
Una tela tejida por unas laboriosas e invisibles manos
(bajo la luz de todos los faros sumergidos en el mar)
Tejiste tus pasos sobre las horas que se encogían
Manos, brazos y espejos sobre el péndulo que dio origen al hilo
Tu pensamiento más profundo era una fibra que alguien tiraba
Y tiraba más allá de la lejanía.
Los dedos como estrellas dando origen a una ficción en colores,
te quedaste a la espera de que la eternidad se estampara en el tejido;
pero no,
siempre el fragmento de tu tela;
y sueños,
y presentimiento,
y ruedas
y también espejos
que se enredaban en el hilo, conformando tu visión.
Una caravana de coincidencias te hicieron demorar la contemplación
de aquella tirante creación
¿de quién?
 Era incomprensible, acaso una maraña
Y sin embargo era un tejido, un retazo brillante que alguien tiraba
Que alguien tiraba.

domingo, 27 de octubre de 2013

Tu maquinaria

Leonora Carrington

Todo oscuro bajo la maquinaria pletórica de tus deseos
Llevas siglos componiéndola
Siglos en los que el sol te pareció una moneda gastada
y opaca
Sus piezas-sueños han cambiado de lugar
Se solidifican en la lejanía estacional

Fabricas ojos y pétalos asustados
para los ciegos
El rey tuerto crucifica tus anhelos pegados en el espejo
desolado
Tu maquinaria se aleja
En busca de un tic-tac fantasma

miércoles, 23 de octubre de 2013

Iban las palabras…

Gustav Moreau

Iban las palabras bajo el manto oscuro de la niebla
se ocultaban para emitir su crujir de impaciencia

Dirás que el olvido está hecho sólo de pasos que se alejan
Que las palabras nada tienen que ver con su naufragio

Gritaste para que el camino se encendiese sobre la quimera
Para despertar a las huellas envejecidas en su vera

Iban las palabras siempre ausentes de la forma
Colgando de manos y labios de buena voluntad

Esperabas que el silencio trisara la eternidad
Para que las palabras se alejaran de aquella ciudad

¿Dónde fueron a parar las cenizas de aquello
que en la penumbra pronunciaste?

Las palabras se evaporan
 se evaporan
desde tu precipicio frágil

lunes, 21 de octubre de 2013

La esfinge

Sphinx, Michael Parkes

La extensa red de caminos que te llevan a los sueños
te aleja del enigma,
Se invierten los sentidos como un frágil reloj de arena
y no es el hombre el que anda con cuatro, dos y tres patas
sino, que es el reloj el que erguido se levanta
y es el hombre el que se arrastra.

La esfinge cerró los ojos de los ciegos
para darle espacio a la visión.
No es para llorar
tampoco para avanzar al ritmo de tu parpadeo

Bebimos de un enigma
de los escritos intraducibles que brotaban del manantial,
creíamos conocer la profundidad de los astros
en los ojos ausentes del mar;
Y no era el hombre el que trepaba las mareas
con sus cuatro, tres y dos patas
era la falacia del tiempo el que se asía sobre el océano.

De la esfinge brotaron las lágrimas fantasmas
del horizonte que se cerraba
El vacío abrió y cerró las puertas del misterio
La esfinge era la estatua de la mañana vestida de noche lejana

sábado, 19 de octubre de 2013

Aeroplano

Violet, Rafal Olbinski
La espuma de la primavera colgando de tus pestañas
La falsa luz de los astros muertos alumbrando la silla vacía
tu aeroplano se alejó para tranquilizar la lejanía

Tu estrella fugaz es una gota de lluvia resbalando
por mi ventana

Los segundos caen como paracaídas sobre mis hombros
A lo lejos divisé tu aeroplano trisando el horizonte
Alguien depositó sus sueños sobre la silla vacía

Tu mano acaricio el fantasma de aquellas rosa
del siglo pasado

Modelé con mis manos el rostro de la primavera
Me hizo un guiño aquel astro enroscado en la pecera
Invisible, tus pensamientos se espejaron en su cristal

Caeré en espiral sobre el mar encendido
ahí encontraré tu aeroplano


viernes, 18 de octubre de 2013

No hay viaje sin retorno

Michael Parkes
¿Quién te sueña
solitaria y olvidada arena
que por la caballera del desierto viajas?
¿volverás al mar?
¿podrás retornar a tu distante orilla blanca?
La arena suave y luminosa viaja y salpica al cielo
No hay viaje sin retorno pequeña  e indivisible
en el sentido contrario de las agujas del reloj
hacia el mar regresarás.

lunes, 14 de octubre de 2013

Llamado

La llamada, Remedios Varo

Tu mano y la puerta
coronando la intención,
evaporando los sueños nocturnos
que sobre el picaporte se condensan,
una estrella doméstica que te da la mano.
Llamas
            Llamas
desordenas el cosmos con tu llamado,
recorres muros,
desiertos,
océanos,
caminos,
y llamas… llamas
le robas el canto a los ríos para llamar
te apropias del golpe de las mareas,
llamas como un furioso despertador de almas.
La vos y el alma al final del puente, buscando,
esperando el gesto perdido
casi sonámbulo,
que hará que a la distancia unos ojos
tiernamente se abran.

sábado, 12 de octubre de 2013

Subes-bajas

Escalera dorada, Edward Burne-Jones

Subes
            Bajas
Con tu lámpara de luciérnagas nacaradas
Mirando hacia la vida
Por una escalera-mástil que las velas del tiempo sujeta
            Bajas
Subes
Remando- deshojando la gravedad
Divisando desde tu ventana sólo barcos 
                                         Naves que no regresarán