Follow by Email

domingo, 24 de febrero de 2013

Jugar



Entonces juguemos,
como lo hace el viento de mayo con la veleta
gastada y aburrida,
juguemos hasta que el reloj nos diga que la estación esta vacía.
Tapémonos los ojos para tocar a tientas
el hollín de la noche más oscura.
Despierta al gallo antes del amanecer
y hazlo cantar a medianoche en aquel patio abandonado.
Pregúntame sin descubrir mi estúpido velo
que película me gustaría ver
o que canción de alas blancas me gustaría escuchar.
Juguemos, hasta que dormidos en la bodega
 el círculo nos sorprenda
con todos los puentes derrumbados a nuestro pies
Frente a frente,
Con la misma sensación que tiene el ciego frente al espejo oval.

No hay comentarios:

Publicar un comentario