Follow by Email

viernes, 1 de febrero de 2013

El cielo




El cielo se recostó sobre la mentira,
puso sus celestinas manos en la torre más alta.
Inmóvil, entreabriendo el silencio
el devenir esmalta las cabezas somnolientas.
El cielo cerró los ojos y la tarde recordó aquel pájaro furtivo,

El cielo cerró los ojos y yo abrí los míos,
luego fui a despertar a la montaña y
le dije: “escupe la altura desde la más profundo, has de tu base una cima
deletreada con la que el cielo pueda escribir sus versos lejanos”
Yo quería lucir espigada en aquella plataforma blanca.

El cielo todavía es un niño pequeño,
busca la madre ausente en la espesura de los bosques,
cierra los ojos y se inventa una eternidad de juegos deslumbrantes
y torpes.
Cuando llegue la oscuridad el cielo recordará su primer nacimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario