Follow by Email

sábado, 12 de abril de 2014

La espera

La caja de Pandora, René Magritte

Se sentó sobre sí mismo y comenzó a tejer una blanca espera,
decoró su abandono con rosas y lirios de nieve
para olvidar las pestañas congeladas de la eternidad;
sin embargo, algunos pétalos asustados del vacío
 resbalaron de su inconsciente y lograron extenderse y perdurar.
Su hogar, nido de ángeles caídos,
guarida abrillantada donde nacían y morían pálidos pájaros 
que alejaba un viento extraño.
Pero ¿Qué esperaba?
¿Acaso el amor y su reinado de blancos platos?
tal vez,
nunca se sabe que se busca hasta que se encuentra
O se sueña.
Pero ¿qué es la espera de un solo hombre 
para el reloj envejecido de toda la humanidad?
¿Qué se busca en la palidez eterna de los sueños incumplidos?
¿Por qué retroceder para besar aquella orilla con la espalda?
Él mira la luna, esa única luna que recuerda
y desteje el tiempo para recomponer su inmóvil espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario