Follow by Email

viernes, 17 de mayo de 2013

Un nuevo comienzo


El río no tenía medallas,
su brillo era acelerado y despiadado,
era una escalera de madera líquida extendida
                                                             al infinito.

Los pájaros mintieron sobre su retorno,
aquellos emplumado que volvieron
no eran los mismos que viste partir
                                               sobre el barco.

Encontré una mariposa dentro mí,
una vibración antártica que me arrastró
hacia mi propio caudal subterràneo
                                         y aceleró el reloj.

Oh victoria poderosa de mis venas
                          he de caer triunfante sobre mi última profundidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario