Follow by Email

lunes, 20 de mayo de 2013

Suerte


Oh escucho a la suerte haciendo su ruidito
imposible,
¿cara o sello?
La moneda deseando deseos en el umbral;
digo cara y cae el espejo,
mi rostro se evapora,
entonces doy la espalda,
la cual se hace fugaz como el agua
y me entrega una ciega victoria.

Precisamente del azar brotaron las monedas,
las cuáles brillaron un instante,
luego se apagaron.
Entonces comprendiste:
la suerte es nostalgia de aquello que duerme en ti,
un manto con el que las Hades han de cubrirte en la oscuridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario