Follow by Email

miércoles, 27 de marzo de 2013

Adán y Eva



Ella le ofreció la manzana,
Él le mostró un espejo,
en efímera visión se vieron desnudos
y desde lejos pudieron oír el rugido del mar.
Luego se desterraron,
Nadie los expulsó,
El jardín era un cautiverio oscuro y manso,
Tal vez regresen,
Tal vez no,
La memoria es frágil
Y los caminos inciertos.
El paraíso anhela a su fugitiva pareja,
Pero ellos le dan la espalda
La mujer y el hombre prefieren al mundo,
al mar
y su profundidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario