Follow by Email

viernes, 17 de agosto de 2012

No es cuestión



No es cuestión sólo de olvidar
Y crear caleidoscopios en los espejos,
Debemos enterrar nuestros recuerdos
Para volverlos a recuperar en el baúl de nuestros abuelos.
No es cuestión de componer las flores y dejarlas iluminar,
Ni de cortar todos los horizontes olvidados;
Una melodía del siglo XIX, me sigue a todas partes,
Y no hay eternidad en una postal deslucida,
Sólo el desmoronarse repentino de una lámpara oxidada.
¿Cuán hermosa puede ser una hoja desprendida de un árbol milenario?
¿Acaso eso es lo que somos?

No es cuestión de coleccionar palabras, porque sí,
Lámpara, luz, tormenta, espejo.
Debemos aprisionar el gesto que nos entrega cada verso,
El espíritu que desborda el corazón de cada palabra;
Pues eso somos, un vértice, un espejo encantado,
El destino último de cada frase que construimos.
Y por eso este brillo, y por eso la luna dormida en nuestras manos.
Aprisionemos la eternidad en estas
P a l a b r a s.

No hay comentarios:

Publicar un comentario