Follow by Email

martes, 14 de agosto de 2012

Internarse en un sueño claro

Te internas en el bosque sagrado,
la noche se dispersa y los espejos se apagan,
¿Qué harás con la llave que abre la puerta de los sueños?
¿La perderás heroicamente para no ver las facciones que tejen y destejen las Hades?
Flores azules, da igual,
Los colores no configuran estos pensamientos,
Son sólo sombras en el bosque,
Imágenes opacas de habitantes sin memoria,
fantasmas que te guían lentamente entre los árboles;
Se diría que estas ramas tienen vida: te indican el camino.

Los sueños tienen más realidad que la sucesión de meses, días, horas.
Hicimos mal en apagar la lámpara del inconsciente,
Sólo ella ilumina la figura que nunca seremos.
Psique no resiste: abre la caja de oro,
Se apaga la luz del mundo,
Esto era el vellón de oro:
Cerrar los ojos y sumergirse en la oscuridad de la memoria de los siglos,
Siempre es conmovedor penetrar a tientas en un sueño claro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario