Follow by Email

viernes, 2 de agosto de 2013

Sueño oriental

Gustav Klimt

Una alfombra de crisantemos en el bosque de bambú,
la luz es blanca, 
pálida como la luna que cuelga en la memoria;
bajo las colinas las flautas soplan como pájaros migratorios
y el sol se desploma en una fuente
 donde las flores de loto bostezan asustadas,
¿Quién enciende una lámpara en el torrente de este día?
El cielo se abre como la primera flor de la estación venidera
y forma una pared luminosa sobre mi cabeza
¿Por qué la montaña parece tan vacía esta mañana?
Es el silencio-explica el arroyuelo,
los árboles de durazno parecen decirme:
Canta,  sorprende a la quietud,
Canta, pero has de abrir los ojos, este no es tu hogar,
Mientras el tiempo duerme, una embarcación de sándalo te trae a nuestras tierras.
Le hago una reverencia al bosque mientras las hojas de los árboles caen sin deseos de caer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario