Follow by Email

martes, 20 de agosto de 2013

Flores y sucesión

Michael Parkes


Tú sabes que Dios arranca los ojos a las flores, pues su manía es la ceguera.
(Vicente Huidobro)

Las rosas arrancadas de las páginas del jardín
-embalsamadas y carentes de memoria-
Sueñan con la primavera en mi regazo,
que en realidad no es un regazo
sino un barco de fibras de algodón.

Los inviernos robaron los ojos a las flores,
las cuales pálidas y ciegas están batiéndose a muerte con el sol.

El tiempo acariciando el espíritu vaporoso de las flores,
aquella estatua-árbol fabricando la sucesión con su quietud.
La primavera con los ojos cerrados piensa en la resurrección
Nosotros sólo contaremos los pétalos que se alejarán al final de la estación.

La primavera no le devolverá los ojos a las flores
Hay  un desfile de lirios, ciegas marionetas, marchando en mi interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario