Follow by Email

domingo, 18 de agosto de 2013

Domingo

Svletana Valueva

Es domingo,

los fragmentos del silencio se incrustan
en la piel,
mi cara comienza a borrarse de la memoria del espejo:
Un desconocido recuperará mi rostro al otro lado de un río profundo
Pronto amanecerá y se hará la luz y el recuerdo.
La verdad es un péndulo que oscila entre el sábado y el domingo:
golpea a la rutina con su va - y - ven
Va la sombra a encarnarse en el espejo oval
viene un lago perezoso a colgarse de mi pared 
Domingo en la rama herida, 
en la ventana manchada de sueños extraños.
Si yo fuera un navío huiría de esta falsa quietud disuelta en el café.


                                                                           






No hay comentarios:

Publicar un comentario