Follow by Email

sábado, 12 de noviembre de 2016

Pregunta sin respuesta

Andrey Remnev

La mañana enciende su motor de porcelana, 
los espejos ponen en movimiento sus piezas nacaradas y te llaman;
Oh Hombre, mortalidad cifrada en los manuscritos del tiempo, 
criatura de cristales y sombras, 
aprendiste a despertar y levantarte como un soldado para enfrentar la maquinaria cotidiana;
¿pero quién te enseñará a habitarte a ti mismo en el círculo Onírico de un dios mudo y enmascarado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario