Follow by Email

domingo, 19 de julio de 2015


De mi centro brotaron dos lunas idénticas,
ellas retrocedieron lentamente a espaldas del espejo:
Se colgaron menguantes en el cenit de mis sueños.
Di un salto y avancé hacia la eternidad sin fondo,
incomprensible:
Somos modelo a escala de tirantes estrellas lejanas.
Es todo lo que podemos hacer,
dar cortos y agraciados saltitos
equilibrarnos en la cuerda floja de nuestro inconsciente;
es sólo eso,
el resto es historia conocida:
Tomar el mismo barco y mirar desde lejos
a los extraños habitantes de la isla,

que alimentados por la pálida luz de nuestras lunas
Nos hacen torpes señas
como si jamás hubiésemos existido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario