Follow by Email

sábado, 21 de febrero de 2015

Misterio

Michael Cheval

Que ondulante el mar en su cuna milenaria
Y que petulantes se ven las gaviotas dando la espalda
Al horizonte geométrico.
Nadie respondió,
las primeras en desertar fueron las caracolas marinas,
Inmaculadas y mudas no dieron respuesta.

Inquieta y con el traje frío de la tempestad
Interpelo a las olas, quienes tomando la forma de un abanico 
me responden irónicas imitando la voz de la brisa del mar,
¿Estás ahí?-preguntan las algas-

Tú no eres un cuerpo, eres una trayectoria cuyo punto de partida está aquí y allá.

El misterio se desangra en un grano de arena...
Océano sin padre ni madre,
Quita tu máscara de infinito,
Los peces conocen tu fondo,
¡escupe de una vez por todas tu misterio!


No hay comentarios:

Publicar un comentario