Follow by Email

sábado, 20 de diciembre de 2014

De silencio en silencio iban nuestras palabras...

Gustav Klimt

En el fondo de nuestras miradas un viento infinito arrastra un solsticio de un verano antiguo;
El dorado hace insoportable el aspecto irreparable de mis presentimientos.
Para sostener mis pestañas, tu voz proyecta fusiles de flores de largas raíces,
Acaso tus párpados a la espera de un equívoco de la luz.

De silencio en silencio iban nuestras palabras hasta encontrarse pequeñas en un hueco del vacío;
Se deshace la presencia de su sonido esmaltado en el borde de nuestro inconsciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario