Follow by Email

miércoles, 25 de marzo de 2015

Canto al sol

Max Ernst

Apaga la sombra
prolonga la pequeña luz de tus antepasados,
y cercano al esqueleto escucha el canto del sol
esa melodía reluciente que con su sonido crepitante
te anuncia que la mañana es un teatro viejo
que la misma blanca historia repite.

Vence el tacto sobre la silla vacía,
las manos se quedan esperando que la sombra reemplace a la madera.
Todos fueron a esperar que el sol gritara
que al menos una vez la luz y la palabra se hicieran una sola cosa
y que descollante el cielo se pusiera a cantar;
sin embargo, el cenit es sustancia de silencio y lejanía
y sus pájaros de utilería son mudos espectros a la espera del reloj.

La corriente del tiempo arrastra olvidos brillantes,
las ventanas veladas del sol se cerraron para no recordar.
Apaga el recuerdo
gira las tuercas del único astro que amarás;
sol laborioso,
armado en los sueños
embajador de una victoria que no vence.

No hay comentarios:

Publicar un comentario